Ocampo y Okonjo-Iweala, los candidatos ideales para presidir el Banco Mundial

Rogelio Vélez - rvelez@larepublica.com.co

Si la elección del Banco Mundial estuviera basada solo en los méritos de los candidatos y no en la tradición o la influencia política, la carrera estaría muy reñida y el candidato de Estados Unidos, quien realmente es el más probable ganador, no estaría entre los dos primeros.

Dos autoridades en temas económicos como los son el Financial Times y The Economist han publicado artículos en los cuales se ensalzan las cualidades del colombiano José Antonio Ocampo y la nigeriana Ngozi Okonjo-Iweala, respectivamente, por sus buenas credenciales.

FT publicó una columna de Kevin Gallagher, profesor en la Universidad de Boston titulada `Porqué Ocampo y no [Jim Yong] Kim debería ser el próximo presidente del Banco Mundial`.

En la pieza de opinión, el escritor realza no solo la experiencia que ha tenido Ocampo en cuanto a trabajo en instituciones internacionales y oficinas públicas en su país, sino también la eficacia que ha tenido a la hora de proponer políticas para enfrentar los problemas en esos trabajos.

Una versión más actualizada de la misma columna fue reproducida también por el diario The Guardian el pasado 2 de abril. En esta, Gallagher dice que el colombiano es el 'único de los candidatos que tiene el conocimiento y la experiencia para reformar el Banco Mundial frente a los retos que plantea el siglo XXI'. Además, dice el analista, 'como uno de los mejores economistas del desarrollo en la academia, tendrá el respeto de un Banco donde abundan los economistas'.

En la otra esquina de la discusión está la revista The Economist quien recientemente publicó un artículo sobre cómo debía ser Okonjo-Iweala y no Ocampo ni Kim quien presida la institución.

El artículo afirma que ' quien fuese el jefe necesita tener experiencia en gobierno, economía y finanzas (pues es un Banco después de todo). También debe tener un reconocimiento en el desarrollo. La Sra. Okonjo-Iweala tiene todos estos atributos y el colombiano Ocampo tiene dos. Por el contrario, el candidato estadounidense Jim Yong Kim, tiene máximo uno'.

La revista pasa entonces a comparar a los dos candidatos. Sobre Ocampo afirma que si bien adquirió experiencia cuando fue ministro de finanzas, no controló el aumento del déficit público del país en los noventas. La revista dice que la hoja de vida de Ocampo es solo la de un 'burócrata internacional'.

La de la nigeriana, por el contrario, es la de una 'economista pública formidable'.

'Sin duda, el perfil de Ocampo es más académico y el de Okonjo-Iweala más financiero, pero él ha logrado mezclar la política con la academia', dijo Marcel Hoftetter, director de economía de la Universidad de la Sabana.

'Por hoja de vida, Ocampo está por encima de la nigeriana pero creo que otros factores serán preponderantes al momento de decidir', agregó

Lo único en que están de acuerdo los escritores de los artículos es en que el mejor candidato no es el norteamericano.

El profesor de Boston asegura que le preocupa que Kim tiene una hoja de vida muy reducida para manejar el banco, sobre todo por los muchos retos que enfrenta el instituto.

The Economist, por su parte, dice que Kim ha hecho muchas cosas buenas en su vida pero lo más cerca que ha estado de manejar una organización mundial fue cuando era la cabeza del departamento de Sida de la Organización Mundial de la Salud, 'algo que no necesita decidir sobre infraestructura, salud o educación'.

El trabajo del nuevo Presidente
Nancy Birdsall, directora de Centro para el Desarrollo Global en Washington dice que el nuevo presidente del Banco Mundial 'deberá meter en un corral a los accionistas con intereses dispares para establecer una nueva misión para el banco'.

Si esa misión no se concreta los mercados emergentes buscarán cada día más medios alternativos para financiar y apoyar sus proyectos, y la importancia del Banco se contraerá aun más, como lo ha hecho en los últimos años.

Brisdall dice además que 'la estructura de los préstamos del Banco, orientados hacia países individuales, ha prevenido que sus recursos se distribuyan como debe ser'.