Paquete de medidas para rescatar a Grecia desata una fuerte tormenta política

Los trabajadores griegos en huelga calificaron este viernes como demasiado exigentes las nuevas demandas del FMI y la UE, pero el ministro de Finanzas dijo que había que decidir en los próximos días si se aceptaban o no los pedidos, afirmando que estaba en juego la permanencia en el euro.

La policía arrojó gases lacrimógenos contra un grupo de manifestantes encapuchados que tiraban bombas molotov, piedras y botellas en el centro de Atenas.

El mayor sindicato policial de Grecia dijo que emitirá órdenes de arresto contra los prestamistas internacionales de Grecia por atentar contra la democracia y señaló que se negaría a 'luchar contra nuestros hermanos'.

Mientras crece el malestar popular ante el acuerdo, el líder de un partido de extrema derecha de la coalición de Gobierno dijo el viernes que no podía votar a favor del acuerdo de rescate de US$171.392 millones que el país necesita para evitar una cesación de pagos.

'Expliqué a los otros líderes políticos que no puedo votar a favor de este acuerdo de crédito', dijo George Karatzaferis, jefe del partido LAOS, en una conferencia de prensa.

El partido de Karatzaferis posee 15 diputados en el Parlamento griego de 300 escaños, lo que significa que su negativa a respaldar el plan de rescate no evitaría que éste sea aprobado por el pleno de los legisladores.

La coalición de gobierno es liderada por el socialista PASOK y por la fuerza conservadora Nueva Democracia, que apoyan al primer ministro Lucas Papademos. Personal del Ministerio de Finanzas, que debe implementar los recortes de empleos, salarios y pensiones acordados, ondeó banderas negras, en un país agobiado por cinco años de recesión y al borde de perder la paciencia con las medidas de austeridad exigidas por sus acreedores externos.

El ministro de Finanzas, Evangelos Venizelos, dejó claro que Grecia casi no tiene más alternativa que aceptar las duras condiciones que impone el plan de rescate, si quiere evitar una moratoria cuando deba pagar en marzo un gran vencimiento de bonos.

El Parlamento debe votar el paquete de austeridad entre el domingo y el lunes.

El ministro dijo que para la próxima semana Grecia debe decidir si está dispuesta a asumir el dolor y mantenerse en la zona euro o enfrentar tiempos más duros por sí sola.

'Es momento de que tomemos una decisión', declaró Venizelos en Bruselas después de que los ministros de Finanzas de la zona euro rechazaran aprobar en ese encuentro el plan de rescate.

El paquete de medidas ha desatadp una tormenta política. Un ministro y cuatro viceministros griegos, del partido ultraderechista LAOS y del socialista PASOK, renunciaron a sus cargos por estar en desacuerdo con el pacto sobre las nuevas medidas de austeridad alcanzado por el primer ministro, Lukás Papadimos, con la 'troika'.

Los tres partidos que forman el gobierno de coalición griego están profundamente divididos en cuanto a su apoyo a las medidas. Por eso, es incierto el resultado que recibirá en la tramitación parlamentaria, prevista para el domingo, el lunes o el martes.

El euro y las acciones europeas caían en respuesta a los temores ante un fracaso en la reestructuración de la deuda griega, y luego de que los inversores vendieron papeles de bancos al aparecer nuevos problemas en el intento de Grecia por asegurarse un rescate.

A nivel nacional, la bolsa de Atenas perdió un 3,2%, mientras que el índice alemán DAX cayó 1,4%, el francés CAC 40 1,5%, y el británico FTSE 100 0,7%. 'Es otra prolongación del drama griego y confirma que en parte los mercados ya han sumado a los precios que vamos a poder sortear esto. Entonces, si la probabilidad de una cesación de pagos desordenada crece un poco, pesa sobre el mercado', declaró Valentijn van Nieuwenhuijzen, director de estrategia de ING Investment Management.

Descontento del FMI y la UE ante las demoras
La UE y el FMI están disgustados por una serie de promesas rotas por parte de Atenas y por semanas de idas y venidas en torno a los términos del plan de rescate, mientras el tiempo se acaba para que Grecia pueda evitar una moratoria de su deuda. El presidente de los ministros de Finanzas de la zona euro, Jean-Claude Juncker, fijó tres condiciones, afirmando que el Parlamento griego debe ratificar el paquete cuando se reúna el domingo y que deben identificarse reducciones de gasto adicionales de US$428 millones. Una vez que se cumplan estas condiciones, los ministros de la zona euro se volverían a reunir.

 

TEMAS


Europa - Grecia