Para los analistas, la decisión contra Cristina Fernández no se sentirá en la economía

Creen que sólo el kirchnerismo podría generar algún problema de gobernabilidad con disturbios en la calle

El Cronista

A pesar de ser haber sido una presidente con gran poder durante su gestión y ser una ferviente opositora, el pedido de desafuero y prisión preventiva dictada contra la ahora senadora Cristina Fernández de Kirchner no tendría impacto económico. Es que el mercado observa las medidas del Gobierno hacia adelante y la ex presidenta, responsable de los problemas, sostienen, es parte del pasado. En tanto, las reformas que propuso el Ejecutivo al Congreso dependen más de las negociaciones con los gobernadores y los diputados del propio oficialismo.

El kirchnerismo sólo podría entorpecer al Gobierno si esta decisión judicial generara algún episodio en la calle que derivara en un problema de gobernabilidad, según coincidieron los analistas consultados por El Cronista.

“Creo que es parte de un proceso que estaba anticipado. Nadie espera que se dé curso al desafuero. Seguirán todos los juicios como hasta ahora. Es parte de la avanzada que hay. Algunos son negocios turbios y otros, decisiones turbias. Si condenan a Cristina es otra historia, porque el Senado podría pedir el desafuero. Para los mercados no es relevante”, dijo el economista Miguel Kiguel, director de Econviews.

“Las reformas se mueven más por la relación con los gobernadores. Eso es lo que tiene que cuidar Cambiemos, porque cuenta con una clara minoría en el Senado y en Diputados. El peronismo tradicional no va a salir en defensa de Cristina”, agregó.

El economista Javier Alvaredo, director de ACM, tampoco espera que se consigan los votos para desaforar a la senadora. “No es un tema relevante”, coincidió. “Te saca de la tapa de los diarios otros más polémicos. Y es clave que el gobierno pueda avanzar en las media sanciones que dio el Senado la semana pasada y que pareciera que le está costando más en Diputados”, explicó, porque algunos diputados del oficialismo “están generando nerviosismo” a la hora de apoyar la reforma previsional.

“La victimización de Cristina no es buena para el senador (Miguel) Pichetto. Para el Gobierno, la asociación de Cristina y la corrupción es bueno, pero es de corto plazo. El Gobierno necesita que el bloque de Pichetto siga firme y apoyando. El indicador claro de que Cambiemos tiene gobernabilidad es que los 107 diputados levanten la mano con la reforma previsional”, agregó.

Para el analista político Sergio Berensztein, ladecisión judicial tampoco afecta la dinámica de las reformas. “Si no salen las reformas no es por Cristina, es irrelevante”, dijo.

Pero entiende que la decisión puede derivar en algún episodio en la calle que caliente el clima político en diciembre: “Si el kirchnerismo se siente acorralado en varios frentes y termina en algún desborde puede derivar en algunos episodios que afecten la gobernabilidad. La probabilidad es baja pero no es cero y esto preocupa. Porque a un gobierno embalado con el resultado de las elecciones y un programa de reformas que no es el ideal para el mercado, se suma el problema con los mapuches, el drama del submarino, los debates por las reformas y la inflación que baja menos de lo esperado. Deja la sensación de que el gobierno no aprovecha el momento post electoral”, explicó.

Para el economista Ramiro Castiñeira, de Econométrica, “los mercados miran para adelante y a Cristina se la juzga por el pasado. Ya deterioró lo suficiente la economía, el impacto ya está hecho. Ahora hay que ver si se solucionan los problemas”.

“La discusión es si Argentina gana institucionalidad. El mercado busca respeto por las instituciones y Argentina venía de un proceso que no respetaba las instituciones”, explicó Castiñeira.

En tanto, “el déficit fiscal y energético, el atraso cambiario, la baja de reservas, la inflación de dos dígitos lo hizo Cristina. Pero es obligación de este Gobierno intentar solucionar los problemas”, agregó.

En ese sentido, el economista entiende que las reformas impositiva, previsional y laboral que propuso el gobierno “no van al meollo del problema estructural”. Y cree que “el gobierno está bien encaminado, pero con un gradualismo que no logra despejar las dudas hacia el futuro”.

TEMAS


Cristina Fernández de Kirchner - Mauricio Macri - Economía argentina - Argentina