Partidos políticos de EE.UU. tendrán que acordar las medidas fiscales para el 2013

Stephanny Pérez - sperez@larepublica.com.co

Las políticas de crecimiento y reducción del déficit fiscal en Estados Unidos, que continúan discutiéndose, necesitan de un acuerdo antes de iniciar el 2013. La medida que se debate sobre el incremento de impuestos y reducción del gasto público representa una amenaza para el país, según la Oficina Presupuestaria del Congreso.

Aunque la crisis económica en este momento está concentrada en la Eurozona, un documento publicado por esta Oficina en norteamérica puso en consideración el pronto acuerdo que deben pactar los Demócratas y Republicanos en la política fiscal que podría moderar exenciones, aumentar los impuestos y reducir el gasto público.

El déficit en Estados Unidos lleva años por encima del US$1billón en términos brutos, y alimenta la deuda que ya superó la riqueza que genera la economía.

Sobre esta política fiscal planteada para el 2013, Julián Márquez, analista de Interbolsa, considera que 'no es bueno hacer las dos medidas al tiempo, esto solo se puede plantear cuando la economía va bien. Pero si no hay crecimiento, como lo hizo Grecia y lo hace España, se generará una contracción y los niveles de EE.UU no son tan alarmantes. La medida solo es válida si el déficit es insostenible'.

El punto a estudiar, en caso de implementar este acuerdo, es la desaceleración económica, la cual direccionará el mercado a la negativa. 'Es una medida dolorosa a corto plazo, pero traerá beneficios a largo. Para el próximo año, se espera una desaceleración por debajo del potencial que es del 3%', precisó Daniel Velandia, director de investigaciones económicas en Correval.

Al subir los impuestos, el déficit público se recortaría a unos US$560.000 millones el año entrante. Dicho planteamiento iría en contra de las ayudas fiscales a las rentas más altas, decididas por George Bush para salir de la recesión de 2001, y los recortes fiscales adoptados por Barack Obama para los asalariados.

La Oficina Presupuestaria del país ha dicho que el alza de impuestos y de recortes en el gasto tendrán un impacto de US$607.000 millones, con el riesgo de que el país vuelva a caer en la recesión en la primera mitad de 2013, además de que se prevé que subirá la tasa de desempleo.

Para Velandia, la medida es válida y no generará recesión dependiendo del grado de los impuestos, y de su distribución equitativa, en la que quienes tengan mayores ingresos sean los que más tributen.

Aunque los puntos de vista de los partidos en EE.UU., son opuestos, Márquez dice que 'hay un consenso en libre mercado'.

TEMAS


Estados unidos