Pasividad de Fed y oposición a BCE complican estímulos

Rogelio Vélez - rvelez@larepublica.com.co

La Reserva Federal fue coherente con lo que esperaban los inversionistas y se negó ayer a impulsar la compra de bonos o anunciar otras medidas.

Esto deja al Banco Central Europeo (BCE) como única esperanza de ver más acción de parte de los emisores para impulsar los mercados. No obstante, antes de la reunión de hoy se escucharon voces de oposición, que pueden obstaculizar un movimiento más activo en la compra de bonos de deuda de los países europeos con más riesgo.

Los mercados bursátiles cerraron mixtos ante la expectativa de lo que podía pasar con los bancos centrales de los Estados Unidos y la zona euro. La Fed, en su reunión de ayer, señaló con más fuerza que tomará, eventualmente, nuevas acciones para impulsar la economía. Sin embargo, decidió mantener el estado actual de las compras de bonos del tesoro y no mencionó otra clase de estímulo.

Quienes componen la junta directiva de la Reserva estuvieron de acuerdo en que hay preocupación sobre el panorama económico. Los datos regulares sobre la creación de trabajos, la desaceleración del segundo trimestre y una baja inflación, son las razones que generan preocupación, pero no lo suficiente para que se implemente una política más activa.

“Claramente destacaron los riesgos sobre la economía y dejaron en claro que serían tan expansivos como sea necesario”, precisó Quincy Krosby, estratega de Prudential Financial en Newark, Nueva Jersey.

Muchos economistas esperaban que la Fed extendiera más allá de fines del 2014 su promesa de mantener bajas las tasas de interés, pero la reserva se abstuvo de hacerlo.

Los analistas estaban convencidos de que los gobernadores del emisor no se decidirían aún sobre un posible estímulo; primero, porque está bajo mucha presión política por la cercanía de las elecciones presidenciales, y segundo, se debían esperar los datos relacionados con el crecimiento de empleo de estas próximas semanas.

“Las expectativas ahora se trasladan a septiembre, ya que entonces la Fed va a conocer los datos de empleo tanto de julio como de agosto”, dijo Marisol Torres, analista de Helm Bank.

Respecto a esto, ayer se reveló una cifra esperanzadora pero que no muestra una mejoría en la creación de empleos en el sector privado. La firma consultora Automatic Data Processing (ADP) reveló que en julio se crearon 163.000 empleos, lo cual, aunque está por encima de los esperado por los analistas, sigue por debajo de lo que se creó en junio (172.000). El sector de servicios fue el que más impulsó el crecimiento del empleo.

“Ahora la mirada está sobre el BCE, pues de no darse un anuncio mañana (hoy) los mercados lo van a tomar muy mal y volvería el nerviosismo”, agregó Torres.

En efecto, las expectativas más altas están en lo que pueda hacer el Banco Central Europeo, después de que su presidente anunciara la semana pasada que está dispuesto a “hacer lo necesario” para salvar el euro.

Sin embargo, ayer se calentaron los ánimos y se redujeron las expectativas ante el anuncio del gobierno alemán y del Bundesbank (banco central) de no estar de acuerdo con alguna medidas

El ministro de Economía de Alemania, Philipp Roesler, dijo que se opone a la concesión de una licencia bancaria al nuevo fondo de rescate de la zona euro, el Mecanismo Europeo de Estabilidad (Mede), por considerar que aumentaría la inflación y restaría presión a los países para que reformen sus economías.

Algunos gobiernos de la zona euro creen que el fondo Mede debe recibir una licencia bancaria del BCE, que le permita comprar cantidades prácticamente ilimitadas de deuda para rebajar las rentabilidades de los países en dificultades, como España e Italia.

“En declaraciones previas se había dicho que Draghi tendría un plan para comprar títulos de deuda, en el mercado primario a través de Mede y en el secundario, por el BCE. Ellos siempre deben preocuparse por la inflación pero también tienen mecanismos para retirar parte de la liquidez”, explicó Vanessa Santrich, analista de Ultrabursátiles.

“Las declaraciones del ministro de economía de Alemania no son bien tomadas. En este momento, con lo débil que está la economía, no esperan presiones inflacionarias fuertes”, agregó.

Las opciones de Ben Bernanke

Entre las herramientas que están en consideración según el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, está la posibilidad de bajar la tasa de interés que paga la institución a los bancos por estacionar sus reservas en el organismo monetario, actualmente en 0,25%. La medida los podría motivar a hacer más prestamos.

Otra alternativa podría ser el impulso de un programa de “financiamiento para crédito” como el que recientemente implementó el Banco de Inglaterra, con el que la Fed podría ofrecer créditos baratos de corto plazo a los bancos a cambio de garantías de que reanuden el crédito a los individuos y las firmas.La última opción aún requiere algo de estudio, dijo Bernanke en su última conferencia de prensa.

Una tercera versión del llamado estímulo cuantitativo probablemente involucraría algún componente de deuda inmobiliaria, mientras la Fed intenta reavivar un sector de bienes raíces que finalmente da algunas señales de curación.

Las opiniones

Philipp Roesler
Ministro de Economía de Alemania

“No queremos seguir el camino hacia una unión de inflación, sino a una unión de estabilidad. Estamos de acuerdo que la licencia bancaria no es el camino que debemos tomar”.

Vanessa Santrich
Analista internacional de Ultrabursátiles

“Las declaraciones del ministro de economía de Alemania no son bien tomadas. En este momento, con lo débil que está la economía, uno no podría esperar presiones inflacionarias”.

Marisol Torres
Analista de Helm Bank

“Las expectativas ahora se trasladan hasta septiembre, ya que entonces la Fed va a conocer los datos del desempleo tanto de julio como de agosto”.

TEMAS


FED