Polémica en Argentina por trabas del gobierno para sacar dólares en cajeros del extranjero

Ripe

El gobierno argentino sumó un impedimento más a la colección de trabas para las compras de dólares. Ahora las restricciones no sólo rigen dentro del país, sino que también llegaron al exterior.

El viernes pasado, el Banco Central (BCRA) emitió una comunicación por la que inhibe la extracción de divisas en cajeros automáticos del extranjero con el uso de tarjetas de débito locales, con la única excepción de poseer una cuenta local nominada en moneda dura. La medida, que fue comunicada a bancos y casas de cambio, comenzará a regir a partir del mes que viene.

En concreto, la circular establece que  se ha dispuesto que los retiros de moneda extranjera, con el uso de tarjetas de débito locales desde cajeros automáticos ubicados en el exterior, deberán ser efectuados con débito a cuentas locales del cliente en moneda extranjera. Es decir que los argentinos ya no podrán sacar dinero en otros países desde una cuenta local conformada en pesos como sólo tienen la mayor parte de los clientes bancarios.

El propósito oficial tiene una exclusiva intención: cerrar uno de lo últimos "grifos  verdes" que quedaban sin alcanzar por los controles cambiarios. Cabe recordar que desde octubre el gobierno de Cristina Fernández comenzó con un intenso ciclo de limitaciones dirigidas a frenar la fuga de capitales, que el año pasado superó los US$21.000 millones. Entre ellas, la más efectiva fue el sistema instaurado por la AFIP que valida, sin criterios claros, las compras de divisas de particulares. Otro caso fue la barrera para el giro de dividendos de las empresas establecida a principios de 2012. En referencia a esta nueva norma, desde el Central reconocieron que  lo que se buscó es eliminar una situación ambivalente y una posibilidad que había quedado fuera de los controles. Pero también subrayaron que  la normativa no alcanza a los consumos con débito en el exterior y tampoco a ninguna operación con tarjeta de crédito fuera del país.

Y es que lo que se trata de evitar es la tenencia de billetes. La extracción por cajero en el exterior implica una operación de compra de dólares, sin pasar por AFIP.  En muchos casos, hay gente que no viaja por turismo pero sale de Argentina a países aledaños, como Uruguay, para poder comprar dólares a través de este mecanismo sin pasar por los controles, relataban en un banco líder. De ahora en más, este tipo de operaciones requerirán de la aprobación del organismo que conduce Ricardo Echegaray. Y es que habrá que obtener la validación en el país para comprar dólares y depositarlos en una cuenta y sólo así poder luego extraer divisas en el exterior.

Desde el Banco central trasandino no supieron detallar, sin embargo, el volumen que representa este tipo de operaciones en el total de dolarización. Pero en el sector coinciden en que no se trata de un margen significativo. Si bien cada entidad financiera tiene condiciones propias, lo cierto es que hay límites diarios y por lo general muy bajos para la extracción en el exterior. Habitualmente es de u$s 300 por día. Según cifras provistas por el mercado, se realizan extracciones por cerca de US$ 200.000 por día en el exterior. Con la medida, entonces, lo que buscaría frenarse es una fuga cercana a unos u$s 6 millones al mes.

En los bancos ven con recelo la medida y aseguran que requiere de un proceso de desarrollo adicional.  No es un cambio tan sencillo. Este tipo de operaciones ya estaban adheridas automáticamente a las cajas de ahorro en pesos, argumentaban en la gerencia de tarjetas de un banco líder.

Entretanto, con la demanda bloqueada, el Central sigue acumulando reservas. Ayer compró cerca de US$120 millones y el tipo de cambio quedó en $4,36. El billete negro no acusó recibo de las trabas y quedó en $4,70.

TEMAS


Argentina