Presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, reclama que el BCE frene las turbulencias

Expansión

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, aseguró que para conseguir la unión bancaria y monetaria sólida es necesario estabilizar los mercados y, en este sentido, reclama la actuación del Banco Central Europeo (BCE).

Así se recoge en la extensa carta, de cinco páginas, que el Ejecutivo redactó el pasado día 6 y envió al presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, y al presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, en defensa de la integración fiscal y bancaria europea, una batalla que dará en la reunión del Consejo Europeo de finales de mes y que previamente presentará en la cumbre de crecimiento que se celebra el día 22 en Roma.

Además, Rajoy propone diseñar ya un 'plan, un calendario y unas condiciones' para conseguir la unión fiscal y bancaria europea, algo que, a su juicio, 'se impone ya como inaplazable' en el proceso de construcción europea.

En la citada carta, Rajoy afirma que 'el riesgo de ruptura del euro, percibido cada vez mayor, provoca una creciente dificultad de refinanciación de la fuerte deuda acumulada en el pasado'. Según añade, el futuro incierto de la unión monetaria 'agrava la situación financiera impidiendo que los ajustes tengan el efecto positivo que deberían tener'.

'Todo ello se ha traducido en una fragmentación del mercado financiero comunitario y en consecuencia, en una huida de la liquidez existente desde los países de la periferia al centro. Esta situación es insostenible, impredecible y podría llevar al euro al límite', advierte el presidente del Gobierno. En este contexto, Rajoy solicita actuar.

Básicamente, Rajoy defiende cinco ámbitos de actuación:
1. Asegura que ante las turbulencias que azotan a los mercados 'la única institución que tiene hoy capacidad para asegurar las condiciones de estabilidad y liquidez que necesitamos es el BCE.

2. Se muestra partidario de una cesión de soberanía fiscal y bancario a cambio de un fortalecimiento del euro.

3. Destaca la importancia de 'la consolidación fiscal como condición necesaria para que Europa en su conjunto emprenda la senda del crecimiento equilibrado y sostenido'.

4. Le apuesta al crecimiento y la creación de empleo con reformas estructurales como las acometidas en España en el mercado de trabajo y en el sector financiero.

5. Rajoy también apuesta por la unidad de mercado, la liberalización del sector servicios y la movilidad en el trabajo.

'No es un rescate'
Por otra parte, el presidente del Gobierno defendió ante el Congreso que la ayuda de 100.000 millones que España ha solicitado a Europa es 'un préstamo a la banca que pagará la banca'. En la sesión de control del Gobierno en el Congreso, Rajoy insistió en que 'lo que otros hicieron con deuda pública, nosotros lo haremos con ayuda europea'.

En respuesta a una pregunta de Alfredo Pérez Rubalcaba, el líder del PP insistió en que sólo los bancos serán quienes paguen esta ayuda y reprochó al PSOE que la reestructuración de la banca no se hizo hace tres años, cuando los hicieron los demás países europeos.

El líder de la oposición le recordó a Rajoy las palabras del ministro alemán de Finanzas que el martes recordó que el dinero se presta a España y que el Estado será el último responsable de que se devuelva. El presidente del Gobierno, sin embargo, no se salió del guión y, sin pronunciar en ningún momento la palabra 'rescate', insistió en que se trata de un préstamo a la banca.

Rajoy agregó que la crisis sólo se soluciona 'con más Europa' y por eso la carta a los dirigentes europeos para pedir una mayor integración fiscal y bancaria.

TEMAS


España