Presidentes de Norte América acordaron fortalecer la lucha contra narcotráfico

El Economista

México, Estados Unidos y Canadá anunciaron ayer el fortalecimiento de las acciones de cooperación regional para hacer frente a la amenaza que representa el crimen organizado transnacional dentro y fuera de sus fronteras.

El empuje fue acordado al término del encuentro, el último para el presidente de la República, Felipe Calderón, el cual fue presidido por el presidente Barack Obama, quien fungió en esta ocasión como anfitrión tanto de su par mexicano, como del primer ministro de Canadá, Stephen Harper.

Los tres socios coincidieron en la necesidad de hacer frente a la ola criminal al reconocer que 'todos nuestros ciudadanos resultan adversamente afectados por el crimen organizado transnacional'.

Nos comprometemos a dirigir nuestros esfuerzos nacionales y profundizar la cooperación contra todos los aspectos de este reto en común con base en los principios de responsabilidad compartida, confianza mutua y respeto', señaló su comunicado conjunto.

Para Calderón, quien dejará la presidencia a fin de año, esta es la tercera visita a la Casa Blanca bajo el gobierno de Obama, con quien ha elevado a niveles inéditos la colaboración bilateral contra los cárteles de la droga, cuya violencia ha dejado más de 50,000 muertos en cinco años en México.

La breve cumbre, en el marco del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (Tlcan o Nafta, por sus siglas en inglés), finalizó con una rueda de prensa en conjunto .

Lo que Calderón intentaba era ganar el apoyo de sus pares norteamericanos en el deseo de México de sumarse a las negociaciones del acuerdo Transpacífico, una aspiración anunciada por este país en noviembre pasado, según adelantó el domingo la presidencia mexicana.

Calderón llegó a esta cumbre apenas tres meses antes de las elecciones presidenciales mexicanas del 1 de julio, para definir a su sucesor, quien deberá decidir el rumbo de la lucha contra el crimen organizado. Washington ha manifestado su confianza en que el próximo gobierno mexicano mantendrá la batalla frontal contra los cárteles.

El vicepresidente Joe Biden se reunió con los principales candidatos presidenciales mexicanos durante una reciente visita a ese país, incluido el favorito, el exgobernador Enrique Peña Nieto.