Rajoy señala que situación de España es de “extrema dificultad”

Ripe

Las malas señales sobre España se multiplican. El país realizó ayer una subasta de bonos decepcionante, lo que podría indicar que el mercado no cree que el ajuste sea la salida de la crisis. Además la prima de riesgo -el diferencial de interés frente a Alemania- alcanzó los 390 puntos básicos, la cifra máxima desde finales de noviembre.

Las malas señales sobre España se multiplican. El país realizó ayer una subasta de bonos decepcionante, lo que podría indicar que el mercado no cree que el ajuste sea la salida de la crisis. Además la prima de riesgo -el diferencial de interés frente a Alemania- alcanzó los 390 puntos básicos, la cifra máxima desde finales de noviembre, mientras el índice bursátil Ibex cerró en su nivel más bajo en seis meses, en medio de una caída general de las bolsas europeas.

Un día después de presentar el presupuesto, que incluye los ajustes más severos desde 1978, el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, advirtió que la situación del país es de “extremada dificultad” y que “quien no quiera entenderlo se engaña a sí mismo y engaña a los españoles”.

En una reunión partidaria en Málaga, Rajoy insinuó que los recortes son mejor que un posible rescate. “Los presupuestos son duros, desagradables, incómodos, no le gustan a nadie, pero la alternativa era infinitamente peor”, advirtió.

“No se puede decir que no hemos tratado de ser justos y equitativos: no tocamos las pensiones, no hemos bajado el sueldo de los funcionarios, se lo hemos congelado y no hemos subido el IVA, y ha sido difícil no hacerlo”, declaró.

Rajoy admitió que “en el corto plazo las reformas no producen los efectos buscados ni fuera ni dentro de España, pero les aseguro que los van a producir en el medio y largo plazo”.

Algunos analistas creen que los resultados de la subasta indican que los mercados no confían en España.

“Los Presupuestos por sí solos no traen la confianza”, señaló Santiago Carbó, profesor de la Universidad de Granada, a Expansión. “(La credibilidad) pasa también por otros aspectos de la economía tal y como, por ejemplo, que la economía no siga destruyendo empleo o el saneamiento y recapitalización del sector bancario”.

Éste último tema está avanzando, según dijo el ministro de Economía, Luis de Guindos, a Reuters.

El funcionario prevé más fusiones de entidades en mayo, ante la mayor amenaza de impagos (ya en niveles máximos en 18 años) por el endurecimiento de la coyuntura económica.

La agencia calificadora Standard and Poor’s señaló que España será el único gran país europeo en seguir en recesión en 2013. S&P calculó dos escenarios, según los cuales el PIB de España podría caer entre 1,5% y 4% en 2012, y entre 0,5% y 1% en 2013. Este último año además el desempleo podría trepar del actual 23% al 25%.

Subasta decepcionante


España vendió ayer bonos por 2.590 millones de euros, apenas por encima del mínimo previsto y lejos del objetivo máximo de 3.500 millones. El rendimiento promedio de los bonos con vencimientos en octubre de 2016 subió de 3,376% el mes pasado a 4,319%, mientras los intereses de las letras de diez años se aproximan a los valores de diciembre, antes de la gigantesca inyección de liquidez del Banco Central Europeo (LTRO)
“España está perdiendo la confianza de los mercados porque dudan cada vez más de que una austeridad brutal sea la respuesta a los males de la economía de España”, señaló Nicholas Spiro, director general de Spiro Sovereign Strategy, a Reuters. El analista de Société Générale, Suki Mann, advirtió que las dudas comienzan a contagiar al sector privado, lo que ha lastrado la cotización de las empresas españolas.

El presidente del BCE, Mario Draghi, se refirió de forma indirecta a España al señalar que los resultados de las subastas demuestran que el mercado espera reformas.

Con esta última subasta, el Tesoro ha colocado en lo que va del año cerca de 40.500 millones de euros, un 47% de las emisiones previstas para el año en términos brutos (unos 86.900 millones de euros).
 

TEMAS


España