Recursos de Alemania para los fondos de rescate de la zona euro podrían no estar listos

Reuters

De confirmarse los rumores, se demorarían los esfuerzos para cumplir con las demandas internacionales para que Europa fortalezca sus defensas contra la crisis de deuda soberana. El anuncio lo hicieron los representantes de los principales países del mundo en el marco de la cumbre del G-20 en Ciudad de México.

Los líderes financieros que se reunieron este fin de semana le exigieron a Europa que fortalezca sus mecanismos de rescate como condición previa a reforzar las finanzas del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Esas dos acciones podrían darle más seguridad a los mercados acerca de que la crisis de deuda de la zona euro no contagiará a otros países.

El G-20 unió fuerzas en el 2008 para enfrentar la crisis financiera que estalló en Estados Unidos y causó la peor recesión desde la década de 1930. En los últimos dos años el caos se ha contagiado a Europa, donde países endeudados se han quedado sin acceso los mercados y han tenido que ser rescatados.

Funcionarios de la zona euro han dicho que no esperan una decisión sobre la combinación de los dos fondos de rescate europeos en la reunión de líderes de la región prevista para el 1 y 2 de marzo.

El comisario de Asuntos Económicos y Monetarios de la Unión Europea, Olli Rehn, dijo que espera que la decisión sobre el fortalecimiento de los fondos de rescate, o cortafuegos, europeos ocurra el próximo mes.

Las negociaciones, dijo en el marco de la reunión de ministros de finanzas del G-20, "están llevándose a cabo, tengo confianza de que durante el transcurso de marzo seremos capaces de tomar una decisión sobre un refuerzo de la capacidad combinada de préstamo del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) y el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF)".

Pero Alemania ha mostrado fuerte oposición a aumentar los fondos de rescate y necesitar más tiempo. El país tendrá una crítica votación el lunes para lograr el respaldo del parlamento a un segundo paquete de rescate para Grecia.

Muchos parlamentarios alemanes son escépticos acerca de la capacidad de Grecia para cumplir las duras condiciones fiscales implícitas en el acuerdo, como llevar su deuda un 120% de su Producto Interno Bruto (PIB) para el 2020.

Un funcionario de la zona euro dijo que Alemania también quiere ver si un número suficiente de inversionistas acepta el canje de deuda de Grecia, que Atenas quiere terminar el 12 de marzo. "La mayoría de los países del euro están listos para actuar ahora, pero temo que Alemania necesitará más tiempo para acordar el aumento", agregó.

Luego de remontar estos obstáculos políticos, diplomáticos y funcionarios esperan que Alemania acuerde un mayor fondo de rescate europeo. Eso, por su lado, permitiría que el G-20 acuerde fortalecer los recursos del FMI cuando se reúnan nuevamente en Washington en abril.

El secretario del Tesoro de Estados Unidos Timothy Geithner, dijo en Ciudad de México que hay que darle crédito a los líderes europeos por lo que han hecho hasta ahora, pero que esperan más.

"Espero que veamos esfuerzos continuados por parte de los europeos para colocar un cortafuegos más fuerte y más creíble", aseguró.

El tema del incremento de los fondos del FMI está en la agenda de la reunión del G-20 de este fin de semana, pero el acuerdo tendrá que esperar.