Reducir el impuesto corporativo es lo único que acerca a los candidatos en EE.UU.

Rogelio Vélez - rvelez@larepublica.com.co

Después de décadas de desacuerdos y una exacerbada rivalidad en los últimos años, los partidos políticos de Estados Unidos por fin están de acuerdo en algo: el impuesto que pagan las corporaciones no debería ser tan alto.

En la actualidad, el tributo para las empresas estadounidenses está en el 35% de los ingresos, lo que para muchos es exagerado si lo que se quiere es incentivar la economía.

Barack Obama, al presentar su reforma tributaria, dijo que este se debe reducir al 28%, mientras que su principal contendor, Mitt Romney prefiere plantear una reducción al 25%. La propuesta del candidato republicano que lleva la ventaja, está entre las más moderadas de las que se han visto entre sus rivales. Rick Santorum, por ejemplo, prefiere llegar al 17,5%.

'Los impuestos corporativos en Estados Unidos son de los más altos del mundo. Por eso ambos partidos dirán que quieren bajar la tasa para ganar votos entre los empresarios y a la vez darle un incentivo a la economía', dijo Javier Dorich, analista del Banco de Bogotá.

'Pero ese país también tiene que pensar de forma responsable en reducir su déficit en el largo plazo, para evitar así mayores rebajas de calificación. La pregunta es hasta qué punto quieren reactivar la inversión', añadió.

Los candidatos han tenido diferentes propuestas para abordar este punto que, sin duda, es uno de los más importantes en la agenda electoral. Para empezar, Romney ha tenido como uno de sus principales tópicos de campaña que bajará el impuesto a las ganancias personales. El presidente demócrata, por su parte, ha tomado como caballo de batalla en los últimos meses la necesidad de que se aumenten los impuestos a los más ricos.

Entre los aspectos divergentes en cuanto a quien gravar, sobresale lo que ha sido llamado la 'regla Buffett', inspirada en el inversionista Warren Buffett, quien reveló recientemente que paga menos impuestos que su secretaria.

Este es tal vez el punto más crítico de lo propuesto últimamente por el presidente, pues pide un mínimo de 30% en el pago de los impuestos a las personas que ganan más de US$2 millones al año.

Sin embargo, más impuestos a los ricos y la eliminación de algunas exenciones propuestas por la Casa Blanca no tendrán la aprobación necesaria del Congreso, y menos en un año electoral.

'Eso no será muy bien visto por el Congreso y su mayoría republicana, menos en elecciones, pues a nadie le gusta que lo graven más', dijo Marisol Torres, analista de Helm Bank.

'Además, Obama se está contradiciendo un poco en su propuesta para reducir el desempleo, quitando las exenciones de impuestos en las cuáles estaba basada', agregó.

En este sentido, otra de las diferencias entre las miradas de estos dos tipos de política fiscal, es que para Romney, las empresas que tengan inversiones en el exterior no deberían pagar impuestos para repatriar su capital.

El presidente Obama por su parte, considera que sí se debe tener un mínimo de imposición, pues de lo contrario, se estaría incentivando más a las compañías estadounidenses para que busquen otros países para trasladar sus fábricas y así se elevaría aún más el desempleo.

'De todas maneras propuestas como estas se hacen pensando en la campaña y algunas no tienen cabida en la realidad', explicó, Gonzalo Palau, profesor de economía de la Universidad del Rosario

'No obstante, la diferencia más grande entre los dos partidos no es tanto la forma en que consiguen los recursos sino en cómo los gastan, en referencia a los programas asistenciales y los beneficios en salud', concluyó.

Medidas más drásticas
Rick Santorum, quien se ha mostrado como una amenaza para el líder de la carrera por la nominación republicana, Mitt Romney, después de ganar las elecciones primarias en los últimos tres estados, sería más drástico en el recorte del impuesto corporativo, el cual dejaría a la mitad, es decir, 17,5%.

Además, el congresista, al igual que el presidente Barack Obama, se concentrará en hacer de Estados Unidos un país más competitivo para las manufactureras. Por un lado ha dicho que eliminaría todos los impuestos a esta clase de empresas y por otro, que exonará de impuestos a las ganancias de las empresas hechas en el exterior, sólo si estas hacen inversiones en el sector manufacturero. El resto de importaciones de capitales recibirían una imposición del 5,25%.
Santorum se encuentra segundo en la nominación republicana con 47 delegados a su favor por haber ganado las primarias en cuatro estados, mientras que su contrincante Romney, tiene 100 delegados, con el mismo número de Estados. Aún así, en un encuesta publicada hace una semana por la Associated Press, el presidente Obama ganaría al enfrentarse a estos dos.

Las opiniones

Javier Dorich
Analista internacional del Banco de Bogotá

'Los impuestos corporativos en Estados Unidos son de los más altos del mundo. Por eso ambos partidos dirán que quieren bajarlos para ganar votos entre los empresarios y a la vez darle un incentivo a la economía'.

Marisol Torres
Analista de Helm Bank

'Estas reformas no serán muy bien vistas por el Congreso y su mayoría republicana, menos en elecciones, pues a nadie le gusta que lo graven más'.

Gonzalo Palau
Profesor economía de la Universidad del Rosario

'La diferencia más grande entre los dos partidos no es ta tanto en la forma en que consiguen los recursos sino en cómo hacen para gastarlos.'