Reformas terminarían con muchas de las exenciones de las corporaciones: Geithner

El plan de reforma para los impuestos corporativos del Gobierno de Barack Obama pondrá fin a ‘decenas y decenas’ de exenciones, dijo ayer el secretario del Tesoro estadounidense, Timothy Geithner, en su defensa al llamado de la Casa Blanca a elevar los impuestos a los contribuyentes ricos.

En pocos días, el Gobierno develará un anteproyecto para modernizar el sistema tributario corporativo, que busca ayudar a nivelar el campo de juego para todas las compañías, reduciendo al mismo tiempo la tasa máxima de impuestos a las empresas.

Las compañías han clamado por un recorte en la tasa máxima de un 35% de impuesto corporativo, pero no están de acuerdo en el modo de eliminar las preferencias impositivas especiales del código tributario que beneficia a industrias específicas.

Geithner habló ante el Comité de Finanzas del Senado un día después de que el presidente Obama presentó un presupuesto por US$3,8 billones, que supone un gasto agresivo para impulsar a la economía y que considera también impuestos más altos para los ricos.

'Consideramos que pueden manejarlo. Consideramos que pueden pagarlo', dijo Geithner.

Por otro lado, el secretario del Tesoro dijo que la crisis de deuda de Europa tuvo un fuerte impacto en el crecimiento económico, pero los europeos parecen estar más comprometidos.