Repsol necesita que Cristina Kirchner valore YPF en 8.200 millones de euros

En caso de expropiación, venta forzosa o negociada, la petrolera española no podría bajar de esa cifra la valoración de su filial para evitar minusvalías.

En caso de expropiación a Repsol de su filial argentina YPF, o incluso de un acuerdo de traspaso, un punto espinoso sería la valoración. Repsol necesitaría vender YPF valorando el ciento por ciento en al menos 8.200 millones de euros. Si fuera menos, tendría minusvalías.

Así se desprende de los datos de la memoria de Repsol, donde se detallan las últimas ventas de participaciones de YPF en 2010 y 2011.

Entre ellas figura una pequeña OPV en bolsa, el traspaso de un 10% adicional al grupo Petersen de la familia Eskenazi, y la venta de participaciones menores a fondos como Eton y Lazard Asset.

En 2010 Repsol vendió un 4,23% de YPF por 489 millones de euros, con una plusvalía bruta de 139 millones de euros que se anotó en el epígrafe “otras reservas”. El total de la compañía se valoró entonces en 11.560 millones de euros.

En 2011, Repsol traspasó un 22,38% de YPF por un importe neto de 2.327 millones de euros y una plusvalía bruta de 478 millones de euros. El año pasado Repsol hizo una peor venta que en 2010, entre otras cosas, porque en el pasado ejercicio se incluye el 10% que compraron los Eskenazi, que lo pagaron valorando YPF en 9.130 millones de euros.

Si de la valoración que se hizo de YPF, tanto en 2010 como en 2011, se descuentan las plusvalías de cada año, resulta una valoración de la empresa de 8.270 millones de euros en ambos ejercicios. Por debajo de este listón, Repsol empezaría a generar minusvalías en caso del traspaso total o parcial del 57,43% que le queda.

Empate

La cotización de YPF en bolsa, desde que comenzó la incertidumbre sobre su futuro, se ha desplomado. Aunque en los últimos días ha tenido repuntes, la compañía vale ahora 8.370 millones de euros.

La capitalización de YPF está ya en esa línea roja de las minusvalías. De llevarse a cabo la expropiación en los términos del borrador normativo que baraja el gobierno argentino, éste intentaría acordar un precio con Repsol y los Eskenazi. Si no hay acuerdo, se iniciaría un juicio para la expropiación, al precio que fije el Tribunal de Tasaciones de Argentina.

Cnooc

Una alternativa es buscar otro grupo del agrado del gobierno argentino para traspasar los títulos. Ha habido contactos con el gigante chino Cnooc, que ya participa en Bridas, la segunda petrolera argentina. Una expropiación pura y dura sería el peor escenario. Metería de lleno a Argentina y Repsol en un complejo proceso arbitral internacional, posiblemente ante el Ciadi, organismo dependiente del Banco Mundial.

También tendría otras aristas financieras y jurídicas para Repsol. Según los contratos de financiación firmados con los Eskenazi para que éstos se hicieran con un 25% de YPF, los bancos acreedores, entre ellos Itaú, Mellon, Citi y BNP, podrían reclamar inmediatamente los créditos. Además de los créditos propios de Repsol hacia los Eskenazi, la petrolera española cuenta con garantías para la financiación de Petersen que suman, en estos momentos, 74 millones.

¿Que supone para Argentina y para España?

En Argentina, YPF es el principal contribuidor fiscal (6.400 millones de dólares en 2011) y uno de los mayores generadores de empleo (14.000 puestos directos y 32.000 indirectos). En los 90, fue el mayor éxito en la carrera de internacionalización de las empresas españolas en Latinoamérica. Para Repsol, es la joya de la corona: dos tercios de su producción, y una quinta parte de sus activos y resultado operativo.

¿Por qué Kirchner quiere recuperar ahora YPF?

Las autoridades argentinas acusan a Repsol de provocar un descenso de la producción de YPF. Quizás tengan parte de razón, pero bajo ese pretexto subyacen otros intereses. La presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, ha encontrado en YPF la horma de un nuevo populismo. En 2011, renovó su mandato en las elecciones presidenciales con una mayoría que no se veía en décadas y que ahora utiliza como una apisonadora.

¿Cuál es el papel de los Eskenazi?

La nueva legislatura supone una recomposición de fuerzas institucionales y empresariales en Argentina. Los Eskenazi, una de las grandes fortunas, tenían gran relación con los Kirchner cuando gobernaba Néstor. Eran considerados sus banqueros. Con Cristina, han perdido influencia, en favor de otras familias. Entre ellas, los Bulgheroni (de Bridas, la segunda petrolera), que siempre han querido participar en YPF.

¿Hay una salida digna del problema?

Un conflicto diplomático no conviene a ninguna de las partes. Repsol necesita a YPF tanto como Argentina necesita socios internacionales como Repsol que, a su vez, atraigan a otros inversores. Es una de las bazas que está jugando Repsol, usando Vaca Muerta como argumento. Este megayacimiento necesita inversiones multimillonarias para su explotación. Repsol quiere atraer a grandes petroleras para explotarlo

TEMAS


Repsol