Sarkozy se defiende a una semana de las elecciones en Francia

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, calificó como una “vergüenza” un informe que decía que el derrocado líder libio Muammar Gaddafi había intentado ayudarlo a conquistar el poder, una semana antes de la segunda vuelta presidencial en la que está detrás del socialista Francois Hollande.

El mandatario, que lucha para reducir los 10 puntos de ventaja de Hollande en las encuestas de opinión de cara al balotaje del 6 de mayo, criticó también las acusaciones en su contra del ex jefe del FMI Dominique Strauss-Kahn, favorito para ser el abanderado socialista en los comicios presidenciales antes de verse involucrado en escándalo sexual en mayo de 2011.Strauss-Kahn dijo que su caída fue orquestada por enemigos políticos, en una clara alusión a Sarkozy.El líder conservador sostuvo que los comentarios de Strauss-Kahn fueron “vulgares” y que la izquierda estaba utilizando el informe del sitio web de investigación Mediapart para distraer la atención.El ex ministro de Finanzas “debe tener la decencia de callarse”, dijo Sarkozy, en medio de una campaña que se ha vuelto cada vez más amarga.Desde que perdió frente a Hollande en la primera vuelta del 22 de abril, Sarkozy ha atacado lo que considera una falta de experiencia política y económica de su rival, algo que a su juicio sería un desastre para una país que lucha por reducir la deuda.Por su parte, Hollande se ha sumado al descontento popular por las medidas de austeridad y el estilo personalista de Sarkozy.Ambos han estado cortejando a los votantes -casi uno de cada cinco- que ayudaron a Marine Le Pen, la candidata de extrema derecha, a llegar en el tercer lugar en la primera ronda.Sarkozy necesita el apoyo de alrededor del 80 por ciento de los votantes de Le Pen para evitar la derrota, pero las encuestas realizadas antes o después de la primera ronda muestran que entre un 44 y un 60 por ciento de éstos planea respaldar a Sarkozy.Strauss-Kahn dijo en comentarios publicados el viernes que sus rivales habían torpedeado su candidatura presidencial, al asegurar que su encuentro sexual con una camarera de un hotel se hiciera público.”Esto es un intento para crear una distracción tras la vuelta a la vida pública de Strauss-Kahn”, dijo Sarkozy al diario Le Parisien. “No quieren que nadie recuerde que (los socialistas) querían convertirlo en el próximo presidente de la república francesa”, agregó.Sarkozy dijo también estar sorprendido por el informe del sitio web Mediapart, que dijo haber descubierto un documento de los ex servicios secretos de Libia que indicaban que el Gobierno de Gaddafi había decidido financiar la campaña para llegar al poder del mandatario francés en el 2007.”¿Quién dirigió la coalición para derrocar a Gaddafi? ¡Fue Francia!”, dijo Sarkozy a la cadena de televisión Canal +.”Es una vergüenza. Un invento”, dijo Sarkozy, acusando al sitio web de trabajar al servicio de la izquierda.

TEMAS


Elecciones 2018 - Francia