Se frena actividad petrolera en el Golfo de México por Isaac

Reuters

La tormenta tropical Isaac se mueve por el Golfo de México, alterando la producción de energía costa afuera de Estados Unidos y amenazando con azotar a Luisiana convertido en huracán, siete años después del devastador paso de Katrina.

La tormenta pasó por el sur de Florida el domingo antes de entrar en las cálidas aguas del Golfo de México, donde se espera que se fortalezca para transformarse por lo menos en un huracán de categoría 1.

En su trayectoria actual, Isaac debería llegar a cualquier lugar de la Costa del Golfo ubicado entre Florida y Luisiana a mediados de semana, dijo el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (CNH).

"El tiempo va a empeorar mucho antes de eso y es por esto que hoy (lunes) es el día de la preparación", dijo el director del CNH, Richard Knabb.

En una entrevista con CNN, Knabb dijo que inundaciones costeras o marejadas de hasta 12 pies (3,6 metros) eran la mayor amenaza planteada por Isaac, con evacuaciones obligatorias posiblemente en todo el sureste de Luisiana, Misisipi y Alabama.

Los gobernadores de estos tres estados declararon el estado de emergencia, al tiempo que entró en vigencia una advertencia de posibilidad de huracán en la costa norte del Golfo, desde Luisiana a la península de Florida.

El estado de emergencia incluye a Nueva Orleans, devastada por el paso del huracán Katrina el 29 de agosto del 2005, que dejó un saldo de más de 1.800 muertos y pérdidas de miles de millones de dólares a lo largo de la costa.

"Es difícil asimilar que (…) siete años después de Katrina, otro huracán se dirige hacia nosotros", dijo el gobernador de Misisipi, Phil Bryant.

En la mañana del lunes, Isaac estaba a unos 500 kilómetros al sureste de la desembocadura del río Misisipi, con vientos máximos sostenidos de 100 kilómetros por hora (kph). La tormenta se movía en dirección oeste-noroeste a 24 kph.

Su centro estaría sobre la costa del Golfo la noche del martes o el miércoles. Las órdenes de evacuación para algunas partes bajas de la costa del Golfo ya entraron en vigor la mañana del lunes.

Suministros

Los productores de energía en el Golfo de México trabajaban para cerrar algunas de sus operaciones antes de lo que podría ser la mayor prueba para las instalaciones de energía de Estados Unidos desde el 2008, cuando los huracanes Gustav e Ike interrumpieron la producción de petróleo costa afuera durante meses.

Residentes del Golfo comenzaron a abastecerse de suministros y de seguridad en sus hogares. En Nueva Orleans, largas filas se formaron en algunas estaciones de servicio y en Gulfport, Misisipi, la gente repletó los supermercados para comprar agua embotellada y comida enlatada.

"Siento un alto nivel de preocupación", dijo el alcalde de Nueva Orleans, Mitch Landrieu.

"El destino quiso que en el aniversario de Katrina todos estemos en un estado de alerta", agregó.

Se prevé que Isaac se convierta en huracán el martes. En su último aviso, el CNH dijo que no se espera que la tormenta se fortalezca más allá de la categoría 1, la más débil en los cinco niveles de la escala Saffir-Simpson, que mide la intensidad de huracanes.

Sin embargo, Jessica Schauer, meteoróloga del CNH, dijo que la zona de advertencia de huracán incluía "algunas plataformas petroleras", pero tal vez no el corazón del área productora de crudo costa afuera de Estados Unidos, que produce alrededor del 23 por ciento del petróleo de Estados Unidos y el 7 por ciento de su gas natural.

Con la amenaza a la infraestructura petrolera de Luisiana, los precios del crudo en Estados Unidos bajaban durante las operaciones matutinas tras haber subido más temprano en Asia. El precio del petróleo estadounidense caía alrededor de 1,15 dólares a 95 dólares.

Cierre de producción

Los meteorólogos de Weather Insight, unidad de Thomson Reuters, predicen que la tormenta llevará en el corto plazo a cerrar el 85 por ciento de la capacidad de producción de crudo de Estados Unidos costa afuera y del 68 por ciento de la producción de gas natural.

Una vez en tierra, la tormenta podría causar estragos en las refinerías de combustible de baja altitud a lo largo de la costa del Golfo, que representan aproximadamente el 40 por ciento de la capacidad de refinación de Estados Unidos.

Eso podría hacer que los precios de la gasolina se eleven justo antes del feriado del Día de Trabajo en Estados Unidos, dijeron analistas. "(Isaac) se dirige justo al corazón de las refinerías", dijo el domingo Phil Flynn, analista de Price Futures Group en Chicago.

BP Plc, el mayor productor del Golfo de Estados Unidos, anunció el domingo el cierre de la producción en la totalidad de sus plataformas de petróleo y gas en el Golfo de México, además de la evacuación de sus trabajadores.

El rumbo oeste de Isaac provocó un retraso en la Convención Nacional Republicana que se iniciaría el lunes en Tampa, Florida. Los actos oficiales se postergaron hasta el martes debido a la tormenta.

Tampa, situado en la costa oeste de Florida, se enfrenta a acumulaciones totales de lluvia de aproximadamente 38 centímetros entre el domingo y el lunes por la noche, dijeron meteorólogos.

En el sur de la Florida, los vientos de Isaac forzaron el domingo a la cancelación de cientos de vuelos dentro y fuera de Miami, Fort Lauderdale y otros aeropuertos del sur de Florida. El alcalde de Miami-Dade, Carlos Giménez, informó que más de 500 cancelaciones han afectado sólo al Aeropuerto Internacional de Miami.

La tormenta mató al menos a 20 personas y causó inundaciones y daños significativos en Haití y República Dominicana, antes de llegar el domingo al sur de Florida.   (Reporte adicional de David Adams y Kevin Gray en Miami, Emily Le Coz en Tupelo, Matthew Robinson en Nueva York y Kristen Hays en Houston. Escrito por Tom Brown

TEMAS


México - Petróleo