Cerca de los 90 años se jubila Li Ka-shing, uno de los grandes magnates de Asia

Li encarna algunos de los conflictos derivados del auge de la región

Bloomberg

Li Ka-shing, un refugiado de guerra que barría los pisos de una fábrica en Hong Kong para ganarse la vida, se jubiló tras más de medio siglo de carrera en el que acumuló una de las fortunas más grandes de Asia con la construcción de rascacielos y la venta de jabón.

El presidente de CK Hutchison Holdings Ltd. y CK Asset Holdings Ltd., de 89 años, seguirá como asesor del grupo tras renunciar en mayo. Su hijo mayor, Victor, de 53 años, tomará las riendas de un conglomerado que toca la vida de prácticamente todos en Hong Kong: una empresa de la familia, Power Assets Holdings Ltd., genera su electricidad, y sus supermercados ParknShop les venden la comida. El grupo también opera tiendas de celulares, Superdrug y Savers en el Reino Unido, es dueño de puertos en todo el mundo y de una participación mayoritaria en Husky Energy Inc. en Canadá.

“Al rememorar todos estos años, es mi honor haber fundado Cheung Kong y haber servido a la sociedad”, dijo Li en una sala llena de periodistas este viernes en Hong Kong. Ha sido “mi mayor honor”, añadió.

Con una fortuna de unos US$34.000 millones, según el Índice de Multimillonarios de Bloomberg, Li es un referente para toda una generación de hongkoneses como el hombre más rico de la ciudad y la punta de lanza de una era definida por un puñado de inmigrantes aventureros chinos que construyeron grandes imperios por toda Asia. Para muchos, él es la cara del cambio de suerte en Hong Kong, cuando la antigua elite colonial británica cedió su puesto a las dinastías chinas.

“El retiro de Li simboliza el fin de una era”, dijo Joseph P.H. Fan, profesor de la Universidad China de Hong Kong, que ha investigado empresas familiares durante dos décadas. “Nadie puede reemplazar Li Ka-shing como el legendario fundador del mayor conglomerado de Hong Kong”.

Ultracapitalista

Li encarna algunos de los conflictos derivados del auge de la región: apodado “Superman” por los medios locales debido a su talento para los negocios, él simboliza la desigualdad en una ciudad con una de las distribuciones de riqueza más asimétricas del mundo. Es un promotor inmobiliario que suscita admiración por sus habilidades empresariales y gerente de empresas tan dominantes que muchas veces sofocan a los competidores más pequeños.

También es un ultracapitalista que cortejó a los líderes comunistas. Un referente del auge de China como superpotencia económica, Li es el más destacado miembro de una generación de magnates hongkoneses que cruzaron la frontera luego de que Deng Xiaoping y sus sucesores promovieron reformas económicas. Sus inversiones en China Continental abarcan todo tipo de industrias, desde la energía y la venta minorista hasta la infraestructura.

“Si el Gobierno fija políticas con la lente emotiva de los sentimientos populistas, podrá hacer que uno se sienta mejor, pero no necesariamente que le vaya mejor”, dijo Li en entrevista con el grupo mediático chino Caixin en 2014. “Cuando una sociedad está sumida en la discordia, eso afecta su vitalidad económica, lo que difícilmente sea bueno para nadie”.

En 2014, a solo días del comienzo de manifestaciones por la democracia encabezadas por estudiantes en Hong Kong, él viajó a Pekín y se reunió con el presidente Xi Jinping. Tras comenzar las protestas, Li instó a los estudiantes y sus simpatizantes a irse a casa y les dijo que habían escuchado su mensaje.

TEMAS


Hong Kong - Multimillonarios - Li Ka-shing