Sepla acusó a British de querer romper fusión con Iberia

Expansión

La sección sindical de Sepla en Iberia acusó este viernes a British Airways de querer hacer con la compañía española lo mismo que ha hecho el Gobierno de Argentina con Repsol, refiriéndose al caso de la expropiación de la filial YPF.

En rueda de prensa con medios nacionales, el jefe de la sección sindical del Sepla-Iberia, Justo Peral, ha indicado que 'los británicos quieren que se descuelgue el anexo 10 del acuerdo de fusión entre las dos compañías, que era el que defendía la españolidad de Iberia'.

El sindicato también señaló a la dirección de la aerolínea de querer entregar la compañía a British Airways (BA) a través de la sociedad resultado de la fusión de ambas, IAG, y convertir España en su mercado de 'bajo coste'.

A juicio de los pilotos de Iberia, se está lanzando un cortina de humo con el anuncio de una reducción salarial del 20% a estos trabajadores y de la exigencia de un aumento de la productividad, para tapar la realidad, que no es otra, según Peral que 'British se está merendando Iberia'.

Desde el Sepla-Iberia se solicita la intervención del Gobierno, porque 'se debe hacer algo para garantizar el futuro de una compañía tan importante para este país como es Iberia', que se ve amenazada por la creación de Iberia Express y por el intento de British de quedarse con la empresa sin poner un sólo euro.

Peral aludió a las palabras pronunciadas ayer por el consejero delegado de IAG (sociedad resultado de la fusión de ambas compañías), Willie Walsh, quien dijo que 'los pilotos de Iberia arriesgan sus empleos con la huelga', para indicar que demuestra quien ha 'bloqueado las negociaciones'.

Según el sindicato, ha sido la empresa la que ha boicoteado cualquier proceso de negociación.

Peral, por su parte, ha asegurado que están dispuestos a nuevas conversaciones y a llegar a acuerdos que hagan de la compañía la aerolínea más eficaz de Europa.

Este viernes, los pilotos llevaron a cabo su cuarta jornada de huelga de las 30 que han convocado entre los días 9 de abril y 20 de julio, que se está realizando sin incidentes y con el cumplimiento de los servicios mínimos acordados. Sin embargo, por ese motivo, Iberia ha cancelado un total de 120 vuelos ala fecha, lo que representa un 37 % de los 328 programados, de los cuales 57 corresponden a destinos nacionales, 53 a medio radio (fundamentalmente vuelos europeos) y diez más corresponden a trayectos transoceánicos.