Serias contradicciones en vísperas de la reunión entre Obama y Putin

EFE

En vísperas de la reunión de los presidentes de Rusia, Vladímir Putin, y de Estados Unidos, Barak Obama, en México, el Kremlin destacó hoy las “serias contradicciones” existentes entre los dos países.

El encuentro de mañana, lunes, "está orientado a confirmar la continuidad del diálogo ruso-estadounidense y el desarrollo de la colaboración en espíritu pragmático y constructivo", declaró hoy a la prensa Yuri Ushakov, asesor del presidente de Rusia. 

 
No obstante, el consejero de Putin fue rotundo en que no hay razones para esperar de esa reunión presidencial "decisiones radicales". 
 
"Cabe recordar que los estadounidenses están en campaña electoral, y en semejantes momentos las decisiones de principio son difíciles", dijo. 
 
Aún así, "la discusión misma, cuando Putin expondrá nuestros enfoques directamente a Obama, será útil", según Ushakov. 
 
Los dos presidentes de reunirán durante una hora y media antes de la celebración de la cumbre del Grupo 20 en Los Cabos (México). 
 
El Kremlin "está a favor de mantener la tendencia positiva en las relaciones con Estados Unidos, logradas por Obama y (el anterior presidente ruso) Dmitri Medvédev, pero no piensa acallar los temas espinosos de la agenda bilateral e internacional", 
 
No obstante, resaltó, "hay quien quiere oscurecer el fondo de la reunión", y precisó que se refiere a la reciente declaración de la Secretaria de Estado, Hillary Clinton, sobre el presunto suministro de helicópteros de combate rusos a Siria, posteriormente desmentido tanto por la cancillería rusa como por el Pentágono. 
 
El principal problema bilateral para Rusia es el propósito de Estados Unidos de desplegar en Europa elementos de su escudo antimisil que Moscú ve como una potencial amenaza para su seguridad porque puede mermar la capacidad de sus cohetes estratégicos. 
 
"La parte norteamericana no está dispuesta a ofrecer garantías claras de que los elementos que se desplegarán en Europa no apuntarán contra Rusia. Las aseveraciones verbales son claramente insuficientes", dijo Ushakov. 
 
Obama y Putin analizaran así mismo los temas más agudos de la agenda internacional respecto a los cuales Rusia y Estados Unidos también mantienen serias divergencias y, en particular, la situación en Siria y el problema nuclear iraní. 
 
"Respecto a Siria", según Ushakov, las diferencias tienen "carácter táctico, no estratégico", pero "Rusia está categóricamente en contra de una injerencia militar exterior en el proceso de arreglo". 
 
En cuanto al programa nuclear iraní, "compartimos el propósito de impedir la proliferación (de las armas nucleares) pero bajo el reconocimiento incondicional del derecho de Irán a desarrollar su energética nuclear", dijo. 
 
"Para nosotros es cuestión de principio la inadmisibilidad de sanciones unilaterales estadounidenses contra Irán en contradicción con el derecho internacional y en perjuicio de terceros países", remarco Ushakov. 
 
El asesor de Putin calificó de "grave factor desestabilizador" el propósito del Congreso estadounidense de aprobar la "Ley Magnitski", que prohibiría la entrada en Estados Unidos a unos 60 ciudadanos rusos presuntamente implicados en la muerte en prisión de Serguéi Magnitski, abogado de la Fundación "Hermitage Capital". 
 
"Es evidente que tomaremos medidas de respuesta, en principio inevitables pero que desearíamos tener que aplicar. Si no hay ley, no habrá medidas de respuesta y naturalmente mejorará de inmediato la atmósfera (entre los dos países)", dijo. 
 
Ushakov también recordó la aún vigente enmienda Jackson-Vanik, que en tiempos soviéticos impuso restricciones al comercio con Moscú en represalia por la falta de libertad de desplazamiento en la URSS. 
 
Ushakov amenazó con que "si América no se deshace de ese vestigio de la guerra fría para fines de julio, cuando Rusia se convertirá en miembro de pleno derecho de la Organización Mundial del Comercio (OMC), las empresas de Estados Unidos se verán en seria desventaja en el mercado ruso en comparación con sus rivales de Europa y Asia". 
 
El representante del Kremlin recordó además los casos de "traslado por la fuerza de ciudadanos rusos desde terceros países a Estados Unidos, donde son sometidos a persecución judicial", el más famoso de los cuales es el de Víctor But, conocido en Occidente como "el Mercader de la Muerte" y acusado de tráfico de armas. 
 
Semejante manera de actuar "no contribuye a consolidar la confianza" entre Rusia y Estados Unidos, afirmó Ushakov.

TEMAS


Estados unidos