Shell apuesta por las estaciones de servicio ante llegada de la revolución eléctrica

Reuters

Shell ya es uno de los grupos de distribución minoristas más grandes del mundo

Reuters

Royal Dutch Shell está apostando fuerte por las estaciones de servicio y las tiendas de conveniencia en China, India y México, mientras busca impulsar sus utilidades durante la revolución de los autos eléctricos.

Al 2025, el gigante del petróleo y gas quiere haber incrementado su red de estaciones de servicio a nivel global en una cuarta parte, hasta las 55.000, y llegar a los 40 millones de clientes diariamente, dijo el miércoles el grupo angloholandés en un comunicado.

Además, añadirá otras 5.000 tiendas de conveniencia que venderán café y aperitivos y que se concentrarán en mercados emergentes con economías de rápido crecimiento.

Al igual que rivales como la británica BP, Shell ve en el negocio minorista una forma de asegurar la demanda de los combustibles que refina, ante la posibilidad de que el consumo de hidrocarburos alcance un techo tan pronto como a principios de la próxima década debido al auge de los autos eléctricos.

“Planeamos liderar la transición energética”, dijo el miércoles John Abbott, jefe del negocio de refino y marketing (downstream) de la compañía durante una presentación a los inversores.

Shell ya es uno de los grupos de distribución minoristas más grandes del mundo, con una marca bien posicionada, y espera que las utilidades de los negocios de comercialización y marketing crezcan a un ritmo anual del 7 por ciento hasta 2025, año en el que espera ganar 4.000 millones de dólares.

Además, la empresa se ha embarcado en una serie de iniciativas experimentales para introducir cargadores de baterías eléctricas y de hidrógeno en sus estaciones de servicio tradicionales, con la esperanza de captar parte del crecimiento del sector de motores sin combustión.

Sin embargo, el sector de comercialización de combustibles se enfrenta al riesgo de una saturación, ya que muchas empresas ven en él un potencial de crecimiento, advirtió Biraj Borkhataria, analista de RBC Capital Markets.

“Somos más escépticos sobre los planes de Shell en el comercio minorista, ya que es un mercado con una competencia feroz y la constante amenaza de los autos eléctricos podría poner en situación de riesgo parte de ese flujo de ganancias”, aseguró.

TEMAS


Energía - Carros eléctricos - Gasolina