Socialista Hollande derrota a Sarkozy en elección de Francia

El socialista francés Francois Hollande obtuvo la victoria este domingo en las elecciones presidenciales, lo que supone un giro a la izquierda en el corazón de Europa que podría llevar un alejamiento de las medidas de austeridad que impulsa Alemania.

_Hollande se aprestaba a derrotar al saliente presidente conservador Nicolas Sarkozy con un decisivo margen al conseguir un 51,9 por ciento frente a un 48,1 por ciento de su rival, dijo la agencia encuestadora TNS-Sofres en una proyección basada en un conteo parcial de votos.

El presidente admitió la derrota unos 20 minutos después el cierre de las últimas estaciones de votación a las 20.00 hora local (1800 GMT), diciendo a sus seguidores que había llamado por teléfono a Hollande para desearle buena suerte.

"Asumo la completa responsabilidad por esta derrota", manifestó. Sarkozy, castigado por su incapacidad para reducir el desempleo récord de Francia de un 10 por ciento y por su áspero estilo personal, es el undécimo líder sucesivo en ser vencido en comicios desde el inicio de la crisis de la zona euro en el 2009.

Seguidores de Hollande celebraron jubilosos fuera de la sede del Partido Socialista y en la Plaza de la Bastilla de París, donde en 1985 bailaron los partidarios de Francois Mitterrand cuando se convirtió en presidente francés.

Pero las celebraciones podrían verse opacadas por la incertidumbre política en Grecia, donde los principales partidos fueron rechazados en las elecciones parlamentarias y los sondeos a boca de urna sugerían que los votantes podrían haber dejado a los políticos a favor del rescate sin una mayoría parlamentaria, generando dudas sobre su futuro en la zona euro.

La clara victoria de Hollande debería dar al político que se describe a sí mismo como una "persona normal" la autoridad para presionar a la canciller alemana, Angela Merkel, a que acepte un cambio con políticas que alienten el crecimiento en Europa, a fin de equilibrarlas con las medidas de austeridad que han desatado el enojo de los ciudadanos en el sur del continente.

TEMAS


Francia