S&P ve “remota” una guerra por el fútbol entre la TV y streaming

Una guerra entre las operadoras tradicionales de TV y los nuevos proveedores de contenidos en 'streaming' por adquirir en exclusividad los derechos de las grandes ligas europeas de fútbol es una posibilidad "remota", según la agencia S&P Global Ratings.

Expansión

“Una carrera por la exclusividad entre ambos frentes iría en detrimento de ambos grupos porque provocaría una nueva ronda de pronunciada inflación de los derechos del fútbol”, señala la agencia en un informe, donde apunta que la debilidad observada en las recientes subastas de derechos en Europa, la Premier League de Inglaterra y la Serie A de Italia, “no será irreversible”.

“Esperamos un resultado similar en la subasta de derechos domésticos en España”, señala la agencia, destacando la postura de Telefónica y Orange de no alentar un proceso inflacionista.

No obstante, S&P no considera irreversible la tendencia mostrada por el resultados de estas subastas, sino una pausa en la evolución de los precios ante la llegada de nuevos actores, como Amazon o Netflix, que buscan posicionarse para competir con los operadores tradicionales, puesto que los derechos de retransmisión de las grandes ligas de fútbol continúan siendo un motor de la rentabilidad de las cadenas de pago y un elemento capaz de alterar la competencia.

En este sentido, la calificadora de riesgos opina que los operadores alternativos en internet “aún no son competidores materiales” por la exclusividad de los derechos, ya que la estructura de las subastas no necesariamente encaja con sus fortalezas en distribución, además de que carecen de la requerida experiencia en producción y retransmisión.

De este modo, S&P apuesta por que estos nuevos actores desembarcarán de manera gradual, incluso llegando a formar alianzas con operadores tradicionales para hacer frente a estas dificultades.

Oportunidades y alianzas
“Cualquier cambio será lento y no es probable que sea disruptivo durante los próximos cinco años. Además, apreciamos oportunidades para formar alianzas que podrían ser mutuamente beneficiosas”, apunta la agencia en referencia a las dificultades de las plataformas ‘online’ para monetizar estos contenidos.

Por otro lado, apunta al interés de las propias ligas europeas en desarrollar sus respectivas marcas, lo que puede hacerlas rechazar ofertas más sustanciales en lo económico si consideran que podrían lastrar su crecimiento y exposición de mercado, lo que va en detrimento de algunos operadores en ‘streaming’, “ricos en efectivo y con alcance global”, pero que podrían acotar las ligas a un único canal de distribución con una penetración relativamente baja en comparación con las cadenas de TV de pago.

Asimismo, S&P advierte de que la adquisición en exclusiva de los derechos de retransmisión del fútbol podría añadir complejidades a las estrategias de precios de los operadores alternativos, actualmente centradas en ser asequibles para el público, por lo que una transacción así podría obligar a un cambio de modelo.

“Finalmente, dada su relativamente poca experiencia en el sector, creemos que los operadores en internet actualmente carecen de los necesarios servicios de producción televisiva para cubrir con éxito los partidos en directo”, apunta S&P.

De este modo, los analistas de S&P consideran como escenario más probable aquel en el que operadores tradicionales y alternativos colaboren en la explotación de estos derechos.

“Sin embargo, el tiempo dirá si es prudente hacerse demasiado amigo de tu potencial oposición”, apostillan.

TEMAS


S&P - Amazon - La Liga - Fútbol - Liga de fútbol - Netflix