Superintendencia admite que aún investigan si hubo robo al Banco de Chile por virus informático

La autoridad tuvo un duro enfrentamiento con los senadores de la Comisión de Economía durante la sesión a la que fue citado por el ataque informático que enfrentó la entidad financiera.

Diario Financiero

Un difícil estreno tuvo el superintendente de Bancos e Instituciones Financieras, Mario Farren, en su primera intervención pública en la comisión de Economía del Senado a la que fue citado para dar explicaciones por el ataque internacional que sufrió Banco de Chile el 24 de mayo producto de un virus informático.

La autoridad señaló que uno de los aspectos que se vieron afectados fue “el sistema de pago de alto valor”. Esto hace referencia a la capacidad que tiene el banco de transferir grandes montos en el sistema interbancario que opera con otras instituciones.

Según detalló, “Banco de Chile activó un plan de contingencia y personal del banco se trasladó hasta el Banco Central y con información cargada en un pendrive. Desde el sistema operativo del Banco Central se realizaron los pagos de alto valor y por lo tanto no se afectó la cadena de pago”.

Más tarde, el Banco Central salió a aclarar lo manifestado por el regulador. Afirmó que dicho sistema es creado y administrado por el Central, “en el cual participan las empresas bancarias que mantienen cuenta corriente” con el ente emisor. Además, puntualizó, “los problemas operacionales que puedan experimentar uno o más participantes de los sistemas no tienen por qué afectar el funcionamiento de éstos, dado que el resto de los miembros pueden seguir operando”.

Agregó la entidad que “en caso que un participante del sistema no pueda operar en sus propias instalaciones o equipos, puede activar la contingencia de que disponga o utilizar la que provee el Banco Central a sus participantes”. Esta situación, añadió, ocurrió con Banco de Chile los días 24 y 25 de mayo, extendiendo los horarios de atención para que la firma presidida por Pablo Granifo pudiera operar.

Respecto de los dineros involucrados, Farren afirmó que “el banco se encuentra en el proceso de determinar si hubo afectación de cuentas propias”, pero insistió en que no hubo impacto sobre las cuentas ni sobre la información de los clientes.

Consultado a la salida de la sesión, Farren puntualizó que “es materia de investigación” si hubo o no robo a las cuentas propias del Banco de Chile.

Dijo que desde el lunes se encuentra instalado un equipo de auditoría de la Sbif en las instalaciones del banco ligado al grupo Luksic y Citibank viendo el caso. Y permanecerán allí todo lo que sea necesario, afirmó.

Los cuestionamientos
El senador Felipe Harboe planteó que le preocupa que “la información que el regulador chileno tiene” sea solo aquella “que le da el banco, nada más. Es un nivel de precariedad preocupante”.

Agregó el parlamentario que todo indicaría que “hoy día la Sbif no tiene capacidad técnica especializada para poder hacer auditorías en materias de ciberseguridad, no existe, no tienen funcionarios preparados para eso”.

Farren dijo que “tenemos que desarrollar dentro de la Sbif la capacidad técnica y tecnológica de poder nosotros también entender la dimensión y magnitud de estos temas”.

Harboe le preguntó a Farren “por qué no se constituyeron in situ el minuto de ocurrir esto. En regulaciones internacionales cuando ocurre un incidente de esta naturaleza el regulador se instala”.

La presidente de la instancia, la senadora Ximena Rincón, le recalcó a Farren que todavía “hay empresas que no logran recuperar claves, fondos y que tienen afectada su credibilidad producto de este virus”.

Farren respondió que el foco de su gestión estará centrado en ciberseguridad.

Sobre la decisión de no constituirse en el banco, dijo que “íbamos a ser un estorbo” y además, debido a que “lo único que sabía Banco de Chile es que se le habían caído 9 mil terminales en las sucursales”.

“Con la información que teníamos en ese momento y por las cosas que estaban ocurriendo respecto al avance de las investigaciones, nos parecía que no tenía un valor el que nos constituyeramos en ese minuto, pero sí a partir de esta semana”.

Harboe cuestionó regulador porque “no comprende la gravedad de la situación”.

Rincón añadió que “a mí también me preocupan las palabras del superintendente, porque el rol es estorbar y estorbar todo lo que sea necesario al regulado para garantizar el cumplimiento de la norma y de la institucionalidad y creo que hay que mirar eso superintendente”.

En otro momento de la sesión, Farren preguntó a los parlamentarios por posibles multas a Banco de Chile: “¿Cuáles normativas estiman ustedes que nos permiten en concreto sancionar en este caso?”

Rincón contestó: “Más que usted haga la pregunta, a nosotros nos gustaría saber si a su juicio hay o no norma. Si no hay norma obviamente nos tenemos que hacer cargo como legisladores en conjunto con el gobierno cómo suplimos ese silencio”.

El diputado Giorgio Jackson también estuvo como participante y solicitó a Farren que responda el oficio que envío la comisión de Hacienda de la Cámara Baja sobre las políticas de ciberseguridad por el primer incidente que tuvo Banco de Chile en marzo. Esto, pues el regulador bancario se habría negado a responder, según Jackson, porque la petición no se envió por correo certificado.

TEMAS


Chile - Hacienda - Banco Central