Termina semana llena de escándalos para los grandes bancos del Reino Unido

Expansión

Una sucesión de escándalos desata las críticas de políticos y reguladores y pone en jaque al jefe de Barclays.

Desde octubre de 2008, cuando RBS y Lloyds tuvieron que ser rescatados por el Gobierno británico, la banca de Reino Unido no sufría una semana tan polémica. Esta vez, no son los mercados sino los reguladores quienes presionan a las entidades, por realizar operaciones irregulares y maltratar a sus clientes.

El pasado lunes, RBS tuvo que pedir perdón a millones de ahorradores después de que un fallo informático les impidiera manejar sus cuentas durante varios días. El miércoles, Barclays aceptó pagar multas de 290 millones de libras (US$454millones) tras admitir que manipuló la fijación de los tipos de interés interbancarios entre 2005 y 2009. Otras entidades como HSBC y RBS podrían sufrir sanciones en el mismo caso. Y ayer viernes, el regulador financiero FSA informó de que los cuatro grandes bancos británicos (RBS, Barclays, HSBC y Lloyds) han aceptado compensar a miles de pymes por venderles de forma irregular coberturas para protegerse de la variación de los tipos de interés.

Como resumió hoy Mervyn King, gobernador del Banco de Inglaterra, 'hay algo que no funciona en los bancos, tanto en su cultura como en su estructura, como demuestra el excesivo nivel de remuneración, el mal tratamiento de los clientes, la engañosa manipulación de tipos de interés y los escándalos por venta irregular. Hay que cambiar esta situación'.

Adair Turner, presidente de la FSA, achacó al 'cinismo y codicia' de los banqueros la proliferación de casos polémicos durante los últimos días.

El caso de la multa a Barclays es el que más polvareda ha levantado. El banco ha sido acusado de pactar con otras entidades la fijación artificial del Libor, el tipo de interés de referencia en Londres para los préstamos entre entidades. El Libor sirve de referencia para todo tipo de créditos a empresas y familias.

TEMAS


Bancos