Tras crisis política, se estima que el PIB de Nicaragua solo crecerá 1,5% en 2018

Reuters

El sector turístico será uno de los más afectados por la ola de protestas

Sebastián Montes - smontes@larepublica.com.co

Los disturbios que empezaron en las calles de Nicaragua desde el 18 de abril, en medio del descontento de la población contra el gobierno del presidente Daniel Ortega, han dejado un saldo de más de 270 muertos. La ola de violencia y la inestabilidad política ya tienen sus efectos sobre la economía nicaragüense, hasta el punto que los pronósticos indican que, tras la cris, el PIB solo crecerá 1,5%.

Las estimaciones del Banco Central de Nicaragua (BCN) indicaban que la variación iba a ser de 4,9% en 2018 antes de la crisis. Sin embargo, las malas noticias para la economía no se detienen ahí. Según el BCN, hasta el 27 de junio, se estimaban pérdidas por US$430 millones, mientras que la inflación terminaría el año entre 6,5% y 8,5%.

Un panorama más pesimista maneja la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) que proyectó dos escenarios distintos según la manera en la que la crisis se resuelva.

La entidad puntualiza que, de darse una salida negociada antes de finales de julio, la tasa de crecimiento económico de Nicaragua se contraería 0,03% y se perderían US$638 millones en valor agregado frente a las cifras de 2017. Sin embargo, si no hay voluntad política del Gobierno para hablar con los manifestantes, tal como ha venido sucediendo, la tasa de crecimiento se reduciría 5,6% y se perderían US$1.400 millones en valor agregado en comparación con el año pasado. Todo esto en una economía que a duras penas llega a los US$13.000 millones.

El decano de Economía de la Universidad del Rosario, Carlos Sepúlveda, destacó que “la coyuntura política de una nación tiene un impacto fuerte en la confianza de los agentes económicos y eso repercute en el crecimiento”.

La crisis política ha afectado principalmente al mercado laboral de Nicaragua, pues Funides estima que 215.000 personas han perdido su trabajo a la fecha. En este aspecto, las industrias que más se han visto afectadas por la oleada de desempleo son los hoteles y restaurantes, con 67.000 pérdidas de empleo; el comercio, con 51.000; la construcción, con 47.000; la industria manufacturera, con 39.000; mientras que el resto de actividades han registrado 12.000 personas desempleadas. Dichas cifras reflejan que las actividades relacionadas con el turismo, comercio y construcción representan 77% del total de empleos perdidos en el país. El BCN es menos pesimista y proyecta una pérdida laboral de 85.100 empleos.

LOS CONTRASTES

  • Carlos SepúlvedaDecano de Economía de la Universidad del Rosario

    “La coyuntura política de una nación tiene un impacto fuerte en la confianza de los agentes económicos y eso repercute en el crecimiento”.


  • Hajo LanzRepresentante de la Fundación FES en Nicaragua

    “Las empresas carecen de materiales y los trabajadores no pueden llegar a sus fábricas por los tranques, por lo que la producción cae”.

La tasa de personas que se han quedado sin trabajo en Nicaragua ha ampliado el porcentaje de habitantes en situación de pobreza, que habría pasado de 29,6% a 31,7% según Funides, que también puntualizó que un total de 131.000 personas habría caído en este estado durante la crisis.

El representante de la Fundación Friedrich-Ebert-Stiftung (FES) para Nicaragua, Hajo Lanz, destacó que “ las empresas carecen de materiales y los trabajadores no pueden llegar a sus fábricas por los tranques, por lo que la producción cae y los ingresos disminuyen”.

El sector económico más afectado por este fenómeno ha sido el turismo, pues según el BCN ya tuvo una pérdida de US$231 millones. Dada la disminución en la actividad económica del país a causa de la violencia en las calles, las exportaciones e importaciones también se han visto duramente golpeadas, lo cual llevó al BCN a estimar afectaciones por US$440 millones y US$465 millones, respectivamente. En cuanto a la inversión extranjera, se proyecta que caerá US$238 millones y se ubicará en US$1.332 millones.

TEMAS


Nicaragua - PIB - protestas - Daniel Ortega - Industria y Turismo - proyecciones económicas