Tratado de EE.UU. y Corea será competencia para México

Las facilidades que obtendrá Corea del Sur en el mercado estadounidense a partir del 15 de marzo del presente año con la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio (TLC) firmado por ambas naciones representarán una fuerte competencia para las exportaciones mexicanas al mercado del norte de la frontera.

Para empezar, las principales categorías donde compiten los productos mexicanos y coreanos en el mercado de Estados Unidos son: maquinaria eléctrica, vehículos, combustibles minerales, aceite, caucho, frutas y vegetales.

Sin embargo, el TLC entre Corea del Sur y Estados Unidos contempla incrementar el intercambio comercial de productos animales, semillas oleaginosas y granos, alimentos procesados, algodón, productos forestales, tabaco, productos textiles y del vestido, productos químicos, farmacéuticos y sanitarios; metales no férreos, materiales de construcción, equipo automotriz, servicios relacionados a las telecomunicaciones y servicios financieros, servicios energéticos.

Actualmente, Corea del Sur es el sexto proveedor más importante del mercado estadounidense. Al cierre del 2011, los estadounidenses mantuvieron un déficit comercial de US$13,130 millones con el país asiático, de acuerdo con el US Census Bureau, lo que muestra que la relación comercial entre Corea del Sur y Estados Unidos ya está bastante encarrerada.

Por otra parte, cabe destacar que el acuerdo comercial entre Estados Unidos y Corea también representa una seria amenaza para la captación de Inversión

Extranjera Directa de México, ya que el acuerdo busca incentivar el envío de inversiones al país asiático.

Tan sólo en los últimos 10 años la inversión de Estados Unidos en Corea del Sur tuvo una tasa de crecimiento promedio anual de 12%, mayor a la tasa de crecimiento que tuvo el envió de inversiones estadounidenses a México en el mismo lapso de tiempo, la cual fue 7.8%.

La inversión directa de EU en Corea está liderada por la manufactura, finanzas, seguros y los sectores comerciales al por mayor. Con el TLC se espera que la inversión estadounidense aumente en la manufactura de computadoras y productos electrónicos, así como productos químicos, servicios financieros y en el sector de las telecomunicaciones.

Ripe/El Economista

TEMAS


Comercio - México