Trump: la guerra comercial con China “se perdió hace muchos años”

El presidente estadounidense ha dicho que "no hay guerra comercial con China" porque esa batalla "se perdió hace muchos años".

Expansión

“No estamos en una guerra comercial con China, esa guerra se perdió hace muchos años por la gente estúpida, o incompetente, que representaba a EEUU”, ha afirmado Donald Trump en su cuenta de Twitter.

El mandatario ha recalcado que “ahora tenemos un déficit comercial de 500.000 millones de dólares al año, con un robo de propiedad intelectual de otros 300.000 millones”, por lo que “no podemos dejar que esto continúe”.

La decisión de China de gravar un total de 106 nuevos productos importados desde EEUU, entre ellos soja, maíz, carne de vacuno, zumo de naranja, tabaco, automóviles o ciertos tipos de aviones, tiene un valor estimado de 50.000 millones de dólares.

Se produce, además, en respuesta al anuncio previo de ayer de la Oficina del Representante de Comercio de los Estados Unidos (USTR, por sus siglas en inglés) de una lista de 1.300 productos chinos a los que planea imponer aranceles, en contestación, a su vez, a las prácticas comerciales “desleales” de China, su segundo socio comercial.

Estos gravámenes, que se suman a los anunciados por Trump hace varias semanas a las importaciones de acero y aluminio del 25% y 10%, respectivamente, suponen un nuevo paso en la escalada de tensiones comerciales entre las dos mayores economías del mundo.

El secretario de Comercio de EEUU: “No es la III Guerra Mundial”
El secretario de Estado de Comercio de EEUU, Wilbur Ross, ha restado importancia a las represalias anunciadas por China señalando que “no es la III Guerra Mundial”.

En declaraciones a la CNBC, Ross ha indicado que el déficit estadounidense es producto de la acción de varios presidentes, mientras que Trump será el presidente que sacará al país de esta situación.

En cuanto a la respuesta china a la amenaza de aranceles del 25% por parte de EEUU, Ross ha restado importancia a las represalias, señalando que suponen apenas “el 0,3% del PIB de EEUU”, por lo que difícilmente son una amenaza vital. “Es algo relativamente proporcionado a las tarifas que aplicamos en función de la propiedad intelectual”, ha añadido.

Por último, Ross ha reconocido que la reacción china “no es una sorpresa para nadie”. “Francamente, estoy un poco sorprendido de que Wall Street estuviera tan sorprendido. Se ha telegrafiado durante días y semanas”, ha expresado.

TEMAS


Donald Trump - guerra comercial - Guerra Comercial Trump - China - Aranceles