Uber regresa a Barcelona tres años después de cesar operaciones en esa ciudad

Reuters

Esta vez la aplicación quiere evitar problemas legales por lo que operará bajo licencias de VTC (Vehículos de Transporte con Conductor).

Expansión

Más de tres años después de cesar sus operaciones en Barcelona, Uber regresa a la ciudad condal. Esta vez la aplicación quiere evitar problemas legales por lo que operará bajo licencias de VTC (Vehículos de Transporte con Conductor), como ya hace en Madrid, donde trabaja desde mediados del 2016. “Barcelona es una ciudad muy especial para Uber y esta vez queremos hacer las cosas bien”, indicó ayer la multinacional norteamericana en una nota.

Cabe recordar que Uber tuvo que abandonar Barcelona en diciembre de 2014 después de que un juez dictara la suspensión de UberPop, su servicio entre particulares, con el que desembarco en España. El pasado diciembre, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) consideró que este servicio va más allá de la mera intermediación y se enmarca dentro de la actividad de una empresa de transporte.

En los cuatro días que duró la última edición del MWC más de 48.500 personas abrieron la aplicación
Desde entonces, la compañía ha tratado de relanzar su servicio en Barcelona bajo esta modalidad de licencias que también emplea su gran rival, Cabify. La posición de la empresa todo este tiempo ha sido que, a pesar de la demanda de los usuarios, la escasez de licencias VTC y la rigidez del marco legal en España han impedido que la aplicación pudiera ofrecer un servicio satisfactorio a sus clientes.

Sin embargo, esta situación ha cambiado después de que el Tribunal Supremo comenzara a desbloquear licencias desde finales del año pasado. “Llevamos más de un año trabajando para volver a Barcelona y no nos hemos lanzado hasta que no hemos sido capaces de garantizar un buen servicio. La llegada de miles de nuevas licencias a Cataluña ha hecho posible que por fin volvamos”, explican a EXPANSIÓN fuentes de la multinacional estadounidense.

Uber ha informado que sólo durante los cuatro días que duró la última edición del Mobile World Congress (MWC), celebrada a finales de febrero en Barcelona, más de 48.500 personas abrieron la aplicación para solicitar un vehículo. En 2016 fueron más de un millón.

Según adelantó la semana pasada Voz Pópuli, Uber desembarcará en la ciudad condal con 150 coches, para lo que necesitará 300 conductores que trabajen en dos turnos de doce horas. Para formar a los conductores, explica el portal, la multinacional está utilizando las instalaciones de Yirmi UC Fiesta Omnibus, empresa creada por los fundadores de Cabify en 2015. Al frente de esta compañía está Jaime Castellanos, expresidente de Vocento.

El fallo del Supremo abre el camino para que sean legalizadas otras 10.000 licencias VTC que se solicitaron antes de que se modificara la Ley de Transporte Terrestre en 2015, para limitar las licencias que usan empresas como Cabify o Uber, ya que estos permisos se pidieron con anterioridad a ese reglamento.

MOVILIZACIONES

Luis Berbel, presidente del sindicato del taxi en Cataluña, avisa de que el sector no se va a quedar de brazos cruzados ante el desembarco de la multinacional. “Tendrán que cumplir las normas de transporte. Ya hemos requerido al Ayuntamiento de Barcelona que hagan inspecciones y les obliguen a cumplir con la ley. Además, vamos a denunciar a Inspección de Trabajo las precarias condiciones laborales de los conductores”, adelanta.

Respecto a si esta decisión traerá consigo nuevas movilizaciones, como la que el pasado noviembre paralizaron el centro de las grandes ciudades españolas, Berbel prefiere continuar la lucha en los despachos. “No somos partidarios de las movilizaciones que sólo sirven para hacerle la campaña a Uber”, afirma. Otras agrupaciones gremiales, como Elite Taxi, ya han amenazado con “paralizar” la ciudad.

TEMAS


Uber - Costos de transporte - Ministerio de Transporte - España - Barcelona