Venezuela cerró el 2011 con 26% de inflación

Rogelio Vélez - rvelez@larepublica.com.co

Una fallida normativa de control de precios en los alimentos sumada a las malas políticas monetarias por parte del Banco Central de Venezuela (BCV) produjeron que el índice de precios del consumidor ascendiera 26% en todo el 2011, continuando así el problema inflacionario venezolano.

Durante los últimos seis años, Venezuela ha registrado la mayor tasa de inflación de América Latina a pesar de tener control de precios y de cambios desde 2003. El BCV y el Instituto Nacional de Estadísticas explicaron a través de un comunicado que el índice de inflación en los últimos 12 meses fue de 29,6%, lo que, sin embargo, representa una reducción del 1,6 por debajo de lo alcanzado en el año anterior. ‘La inflación es un problema de larga data y se debe por un lado a que la economía no está diversificada y al cambio (bolívar a dólares) que está sobreevaluado, lo que lleva a las empresas a querer ser importadoras, no productoras’, comentó Jose Luís Saboin, economista de Ecoanalítica. ‘Por otro lado está la política de control de precios: si se controla un rubro, meses despues ese precio no alcanzará para cubrir los costos de producción. Cuando se intenta hacer el ajuste mucho tiempo después, la inflación da un brinco’, explicó. Esa demora en la revisión de los precios hace perder dinero a los empresarios, por lo que se pierde competitividad.Otra consecuencia del control de precios es que al postergar el incremento en los productos controlados a fin de contener la inflación, se produce más escasez en los supermercados y abastos, propiciando así menos oferta.El BCV registró que de cada 100 productos que los consumidores solicitaron en abastos, supermercados y toda la red de establecimientos que cubre al país, 16,2 no están disponibles.Y es que desde que se implementó la ley de control estatal firmada por Hugo Chávez en 2003, los precios de los alimentos se han multiplicado por siete y la escasez tampoco ha disminuido.Ahora bien, al faltar los alimentos, y para intentar cubrir el costo de los que sí se encuentran, se debe compensar con un incremento en el salario anual de los trabajadores. Esto a su vez produce más inflación y problemas.’Con inflación alta los precios suben y no hay manera que los productos venezolanos no puedan competir en el mercado mundial’, dijo José Guerra, profesor de economía de la Universidad Central de Venezuela. Según Guerra, además del control de precios, la inflación también se debe al ‘comportamiento del BCV el cual se dedica a cubrir los huecos del fisco y financiar al gobierno y no a proponer una política monetaria que maneje la inflación’.Inflación y desestímulo al ahorro Además de las deciciones de mantener un control de precios y la política monetaria aplicada por el Banco Central de Venezuela, la inflación también se debe a que la tasa de interés no dan estímulo al ahorro. Actualmente las tasas de depósito están alrededor del 14% o 15%, mientras que las de las tarjetas de crédito, giran en torno al 17-18%. ‘Esto tampoco te da un estímulo al ahorro. Si uno descuenta estas tasas de interés a la inflación, lo que tienes es tasas negativas, por eso hay un estímulo a endeudarte y no a ahorrar’, explicó Jose Luis Saboin, economista de Ecoanalítica. Por otro lado, cuando se impone el aumento de los salarios cada año por parte del gobierno se toma en cuenta la inflación y no la capacidad de producción de las empresas, por lo cual se mantiene el desfase entre los precios.

TEMAS


Inflación - Venezuela