Vida en España se parece a la del tercer mundo

Rogelio Vélez - rvelez@larepublica.com.co

Mientras la mayoría de los españoles estaban al frente del televisor, viendo cómo el equipo de baloncesto pasaba a la final de los Olímpicos o aplaudiendo a Marina Alabau por ganar el oro en windsurfing, había otra España que pasaba desapercibida, y que se estaba peleando por un pedazo de pan.

Al escuchar el relato de un grupo de 200 personas, liderados por el alcalde de un municipio, que entraron a dos supermercados a plena luz del día, llenaron varios carros de comida y se fueron sin pagar con el propósito de alimentar a indigentes, lo último que se podría imaginar es que el escenario de estas dramáticas escenas es España. Pero así es. El país europeo, azotado por la crisis y el desempleo, ya está sufriendo los mismos problemas que son comunes en un país tercermundista.

En efecto, 200 militantes del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT) saquearon los productos básicos al supermercado Mercadona en Sevilla, e intentaron hacer lo mismo con un Carrefour de Arcos de Frontera en Cádiz, pero la policía los detuvo.

Al frente de este acto está Juan Manuel Sánchez Gordillo, el alcalde de un pequeño pueblo llamado Marinaleda (desde hace 30 años), miembro del SAT y diputado del partido político Izquierda Unida (IU), quien argumentó que la intención era entregar lo obtenido a un banco de alimentos y servicios sociales.

“En este momento de crisis, cuando están expropiando al pueblo, queremos expropiar a los expropiadores, esto es, terratenientes, bancos y grandes superficies, que están ganando dinero en plena crisis económica”, justificó Sánchez Gordillo.

“Todo esto refleja el impacto que tienen en la gente los ajustes estructurales que está haciendo (el presidente del gobierno) Mariano Rajoy. Esa no es una sociedad que esté acostumbrada a ese tipo de penurias”, explicó Mauricio Jaramillo Jassir, profesor de relaciones internacionales de la Universidad del Rosario.

“La gente en otras países, como los latinoamericanos, está acostumbrada a la pobreza. En Europa no. Esta es una sociedad acostumbrada al bienestar y de un momento a otro se quedaron con las manos vacías”, agregó.

Esto no es exagerado, y se refleja en estadísticas. España ya es uno de los países con peores índices de toda la Unión Europea, sino el peor. La miseria ya se ha esparcido a casi todas las regiones españolas. Según un estudio de la Asociación de Grandes Empresas de Trabajo Temporal (Agett), 26,4% de la población del país se puede considerar en la miseria.

Según el informe, las comunidades autónomas donde más se evidencia el impacto es en Extremadura, Canarias y Andalucía, lugar donde se vieron los acontecimientos. En estas, la tasa supera el 30%. Pero en otras como Castilla-La Mancha y la Comunidad Valenciana, ya supera el 28%.

No obstante, hay quienes creen que este tipo de actos obedecen más que todo a un afán de populismo de parte de los sindicatos, no a una reacción real de la situación de los habitantes.

“La pobreza extrema ha existido y hay pobreza en todas partes de España. Pero nunca se puede admitir medidas de hecho y cometer crímenes. Es una cachetada al trabajo que han venido haciendo los sindicalistas”, afirmó Jairo Velásquez, internacionalista de la Universidad de la Sabana.

“Si se están muriendo de hambre, hay instituciones de caridad. Eso es un acto populista: no están queriendo ayudar, sino que quieren es presionar al ejecutivo”, añadió.

A pesar de que los grupos involucrados hayan argumentado que sus actos estaban motivados por la protesta, y obedecen a un acto simbólico, se espera que sean acusados de robo.

Caída en las remesas

Otro de los síntomas de que España puede estar cerca de convertirse en un país de los llamados subdesarrollados es que de continuar así pronto será un estado receptor de remesas, más que un emisor. No solo ha caído su envío, sino que ya hay más personas emigrando fuera del país que las que entran.

Según el sitio especializado, Remesas.org, el dinero que envían los inmigrantes a sus países de origen descendió 14% en el primer trimestre. En los tres primeros meses de 2012 fueron enviados desde España €$1.548 millones, frente a los €$1.851 millones remitidos un año antes.

Todo esto es una señal de que la crisis económica está transformando a España de un país que solía acoger a inmigrantes en uno que los produce, pues según el Instituto Nacional de Estadística (INE), cada vez son más los españoles que deciden probar suerte en el extranjero.

De acuerdo con las estimaciones del INE, España recibió en el primer semestre de 2012 un total de 178.021 personas, frente a las 269.515, entre españoles y extranjeros, que decidieron abandonar el país en el mismo periodo, según informó la agencia EFE.

Por el deterioro de la calidad de vida de los inmigrantes, los que más se han movilizado son los ciudadanos procedentes de Ecuador, Brasil y Colombia, donde, concidencialmente, ha mejorado la situación económica.

Carrefour donará comida que casi roban

Otro grupo de militantes del mismo sindicato trató de llevarse 20 carros de comida del Carrefour de Arcos de la Frontera (Cádiz), pero agentes de la Guardia Civil les cortaron el paso. Los manifestantes dijeron que no estaban robando sino “expropiando” los productos de primera necesidad.

Un representante de Carrefour se desplazó desde Sevilla para negociar con los sindicalistas. Tras cuatro horas de negociación, la empresa acordó con ellos la donación de doce carros de alimentos y la protestas terminaron sin incidentes. Mercadona, el otro establecimiento afectado, dijo que sí denunciará.

Las opiniones

Mauricio Jaramillo Jassir
Profesor de rel. internacionales, U. del Rosario

“La gente en otros países está acostumbrada a la pobreza. En Europa no. Esta es una sociedad acostumbrada al bienestar y se quedaron con las manos vacías”.

Jairo Velásquez
Internacionalista de la Universidad de la Sabana

“Si se están muriendo de hambre, hay instituciones de caridad. Eso es un acto populista: no están queriendo ayudar, sino que quieren es presionar al ejecutivo”.

TEMAS


España