Con Sainsbury, Walmart tendrá 42% del nuevo líder británico de los supermercados

Walmart. Bloomberg

El nuevo grupo será el líder del sector de los supermercados por delante de Tesco.

Expansión

J Sainsbury ha cerrado el acuerdo para comprar a su rival Asda por más de US$8.500 millones, operación que creará un grupo con 2.800 tiendas en Reino Unido y una cuota de casi el 30% en el sector británico de los supermercados.

La empresa estadounidense Walmart, dueña de Asda, recibirá como contraprestación nuevas acciones de Sainsbury equivalentes al 42% del capital del grupo resultante. Sin embargo, sus derechos de voto estarán limitados al 29,9%, para no tener que lanzar una oferta pública de adquisición (opa) por el resto de las acciones, de conformidad con la legislación británica. Walmart, que nombrará dos consejeros en el nuevo grupo, “será un accionista de largo plazo y un socio que aprovechará su escala global y capacidad de inversión para apoyar a la empresa combinada”.

Qatar Investment, que ahora es el primer accionista de Sainsbury, verá diluida su participación alrededor del 15%.

El objetivo de la fusión es generar ahorros anuales, principalmente al ganar fuerza de negociación con los proveedores. Sainsbury’s y Asda, que mantendrán estas dos marcas por separado, quieren de esta manera ser más competitivos ante el actual líder del sector Tesco, así como ante las tiendas descuento de Lidl y Aldi. La nueva empresa espera ser capaz de reducir precios hasta en un 10%. Además, la unión les permitirá contar con una red logística y de distribución para competir con el gigante del comercio online Amazon. Sainsbury tiene la mayoría de sus tiendas al sur de Inglaterra, y Asda en el norte.

El principal obstáculo para el acuerdo puede ser la Comisión británica de Competencia, que podría vetar la operación o exigir la venta de parte de sus activos. El nuevo grupo será el líder del sector de los supermercados por delante de Tesco.

El año pasado, Competencia autorizó la oferta de Tesco por Booker, un distribuidor mayorista y operador de tiendas de conveniencia. Pero según David McCarthy, analista de HSBC, “este acuerdo fue considerado por Competencia como una integración vertical, mientras que el de Sainsbury y Asda sería una integración horizontal”. Por ello, McCarthy prevé un largo proceso de escrutinio del regulador, que podría durar un año, y en caso de que la fusión sea autorizada, podría ser con la condición de vender parte de las tiendas. Morrison, el cuarto operador de hipermercados en Reino Unido, sería el principal candidato a comprar esos activos.

Pese al riesgo de un duro examen por Competencia, las acciones de Sainsbury suben cerca de un 20% en la Bolsa de Londres. Según UBS, uno de los bancos que asesoran a Sainsbury en la operación, el beneficio por acción de la empresa británica podría subir un 27,5% en 2022 respecto a lo previsto gracias a la integración de Asda. “El comercio de alimentación es un negocio de escala, donde el tamaño permite eficiencias a través de la cadena de valor”, indica Daniel Ekstein, analista de UBS.

Otras firmas no descartan la posibilidad de algún contraataque por los rivales del sector. James Grzinic, de Jefferies, apunta que Morrison podría intentar una oferta pública de adquisición (opa) sobre Sainsbury. “La capacidad estratégica de respuesta de Morrison no se debe subestimar”, opina. “Hay dos claras ventajas en caso de una oferta de Morrison por Sainsbury: tendría menos problemas regulatorios, ya que la cuota de mercado (2%) sería inferior que a la fusión planteada de Sainsbury-Asda; y habría más sinergias al poder elevar volúmenes de negocio aprovechando la capacidad no utilizada que tiene ahora Morrison”.

Además de UBS, Morgan Stanley ha asesorado a Sainsbury, mientras que Rothschild ha trabajado con Asda.

TEMAS


Walmart - Comercio - Reino Unido - Fusiones y adquisiciones