Antioquia tendrá que asumir los costos por suspensión de obras del Túnel de Oriente

Marcela Vargas Cabrera - mvargas@larepublica.com.co

El impacto económico por la suspensión preventiva de las obras del Túnel de Oriente afectará principalmente a los antioqueños, pues según el contrato firmado con el concesionario, quien asume el costo económico por suspensiones de orden ambiental de la obra es el Departamento.

El presidente de la Junta Directiva de la Concesión Túnel de Aburrá – Oriente S.A., Gonzalo Echeverri, indicó que desde los pliegos de licitación de la obra se había establecido que los impactos económicos por temas ambientales serían asumidos por el departamento.

'En el contrato de concesión claramente en el capitulo de asignación de riesgos, el riesgo de las eventualidades ambientales está claramente asignado al departamento de Antioquia, o sea al concedente, eso es importante porque desde un principio ha sido así', explicó Echeverri.

El directivo sostuvo que con esta medida tomada por la Agencia Nacional de Licencias Ambientales (Anla), solo se suspende el inicio de obras del Túnel de Oriente, pues la concesión como tal seguirá trabajando en el resto de las fases que tiene el proyecto, pues lo que se suspendió fue el inicio de las obras de la fase III donde está ubicado el túnel.

'La fase que nos falta únicamente es la fase III, que es la que tiene la inquietud ambiental, las otras fases están concluidas todas, pero nosotros seguimos recaudando en el peaje de Las Palmas y depositando esos dineros en el fideicomiso de la concesión porque la concesión en sí no está suspendida, lo que se suspendió fue el inicio de una de las fases de la obra', puntualizó.

Aunque inicialmente no estaba contemplada una suspensión de la obra, pues el Ministerio de Ambiente inició el estudio del impacto ambiental de la obra desde la semana pasada a la par que las obras continuaban ejecutándose, la Anla ordenó suspender de manera preventiva los trabajos a través de la resolución 0148 del 5 de marzo de 2012, en el tramo comprendido entre el kilómetro 4 de la actual doble calzada a Las Palmas y la Glorieta Sajonia, 'hasta que producto de una evaluación técnica, se establezcan mediante acto administrativo las medidas de manejo ambiental necesarias para el control preventivo del proyecto, con base en el Concepto Técnico que emita esta Autoridad, en caso de que se determine la viabilidad ambiental del mismo', señala la resolución.

A pesar de la decisión de suspender las obras, miembros de la Concesión Túnel de Aburrá – Oriente S.A. explicaron a LR que, más allá de los impactos ambientales que se presentan en todos los proyectos de infraestructura que se realizan, el objetivo de este análisis por parte del Gobierno Nacional es definir las obras de mitigación del impacto que debe realizar el constructor, las cuales pueden ser de mayor o menor alcance dependiendo de lo que determine la autoridad ambiental.

Además los ingenieros que se reunieron hace un par de semanas con el presidente Santos sostuvieron que el Mandatario había aclarado que esta investigación ambiental no significaba que no se fuera a hacer la obra sino que se definirían las obras de mitigación que serán necesarias para garantizar la sostenibilidad del proyecto.

Sin embargo, en la resolución de la Anla, se comisionó a la Corporación Autónoma Regional del Centro de Antioquia (Corantioquia) para que realice la verificación del cumplimiento de la medida preventiva, mientras que los funcionarios del Ministerio de Ambiente estudian todo el proceso de licenciamiento solicitado para la obra, lo cual podría tardarse tres meses, como lo ha anticipado el ministro Frank Pearl.

El enredo
Las dificultades en la construcción del Túnel de Oriente fueron el resultado de denuncias de grupos de ambientalistas y el ex alcalde de Medellín Alonso Salar, quienes señalan que la ejecución de esta obra en la reserva del río Nare tendría un impacto negativo en las fuentes hídricas al punto que podrían secarse, lo que generaría efectos en los municipios de Rionegro, Envigado, Guarne y Medellín.

Esta situación generó que desde principio de año la Contraloría General de la República anunciara una auditoría al proyecto del Túnel de Oriente. El objetivo del ente de control es realizar inicialmente una investigación preliminar para posteriormente hacer un juicio de responsabilidad si lo considera pertinente.

Las alertas, que también fueron anunciadas por los entes de control, generaron dudas al interior del Ministerio de Ambiente sobre los estudios del impacto ambiental realizado y la licencia entregada por la Corporación Autónoma Regional de las Cuencas de los ríos Negro y Nare (Cornare) al proyecto en el año 2012.

Por lo que, el Minambiente decidió quitarle a Cornare la competencia sobre el proyecto, lo que significó que la Corporación Autónoma ya no tendría competencia sobre la iniciativa, medida que está relacionada con la orden de investigar el caso dada por el Minambiente.

Aunque el director de planeación de Cornare, Javier Parra, ha asegurado que desde la expedición de la licencia se le ha enviado toda la información del proyecto al Gobierno Nacional, las dudas sobre el impacto ambiental que se pueda generar sobre las fuentes hídricas tiene al Túnel de Oriente enredado y con ello a los 8.137 metros que conectaran al Valle de Aburrá con el Oriente de Antioquia, exactamente a Medellín con Rionegro en un recorrido de 18 minutos.

Sin embargo, Echeverri asegura que la duda ambiental que tiene el Gobierno Nacional se puede resolver de manera rápida y con lujo de detalles. 'Ellos dicen que por la construcción del túnel se van a secar las aguas de Santa Helena y de toda la reserva forestal del río Nare, eso es una exageración y una equivocación técnica horrible. Nosotros estamos en capacidad técnica completa de despejar todas esas dudas lo más pronto posible'.

Por ahora, el concesionario aseguró que continuará con el mantenimiento de las otras fases del proyecto y el recaudo del peaje mientras se desenreda la construcción del Túnel de Oriente.

Gobierno seguirá pidiendo información
Según la resolución 0148 del 5 de marzo de 2012 emitida por la Agencia Nacional de Licencias Ambientales (Anla), en la que se ordenó la suspensión preventiva de las obras de túnel de oriente, se establece que el Ministerio de Ambiente podrá continuar pidiéndole información a Cornare y a la concesión para hacer un estudio más detallado del impacto ambiental del proyecto. 'Dentro de la evaluación técnica que se adelantará, a efectos de establecer las medidas de manejo ambiental para el control preventivo del proyecto si se determina su viabilidad, esta Autoridad podrá requerir por auto la información que considere necesaria, según lo expuesto en la parte motiva del presente acto administrativo', explica la resolución. Anla agregó que el incumplimiento total o parcial de la medida preventiva impuesta será causal de agravación de responsabilidad en materia ambiental.

Las opiniones

Gonzalo Echeverri
Presidente de la junta directiva de la Concesión

'Nosotros estamos convencidos de que con los técnicos que tenemos o inclusive asesores externos podemos despejar cualquier duda de que la construcción del túnel no va a afectar las aguas de Santa Helena'.

Sergio Fajardo
Gobernador de Antioquia

'La Agencia Nacional de Licencias Ambientales dio la orden de suspensión de la construcción del Túnel de Oriente. En la Gobernación de Antioquia acatamos la decisión y continuaremos trabajando.

Javier Parra
Director de Planeación de Cornare

'Nosotros en Cornare desde el año 2002 le hemos remitido al Ministerio de Ambiente toda la información del proyecto y hay que aclarar que no es cierto que éste se hubiera modificado sustancialmente'.