Avanzan las obras del Quimbo, pese a los conflictos y protestas en días anteriores

María Gladys Escobar - mescobar@larepublica.com.co

La hidroeléctrica el Quimbo, que está realizando Emgesa -firma del Grupo Endesa y la Empresa de Energía de Bogotá- entró en una etapa crucial luego de desviar el río Magdalena y cerrar la estructura donde se hará la represa.

Este paso es fundamental para empezar a operar este proyecto con el que se ampliará la capacidad instalada del país en 400 megavatios (MW).

El presidente de Emgesa, Lucio Rubio Díaz, dijo que pese a los conflictos y protestas de los últimos días debido a la oposición de un grupo de personas que rechazan el proyecto, las obras van por buen camino.

Hasta el momento en ésta construcción se han invertido US$125 millones de un total US$837 millones que se estima costará esta obra. Aunque se presentaron inconvenientes, la energética mantiene en firme el cronograma pactado según el cual se empezarán operaciones en diciembre de 2014. Y es que tanto los ministros de Minas y Energía como de Ambiente frente a los conflictos que se han presentado han sido enfáticos en decir que el proyecto cumple con todas las condiciones y que se continuarán con las obras.

En cuanto al tema de las protestas contra el Quimbo, el ministro de Ambiente, Frank Pearl, dijo que hasta el momento se han cumplido con los programas ambientales propuestos y que mientras las reglas se apliquen el proyecto sigue adelante.

Según el titular de la cartera entre las personas de las protestas hay individuos que no tienen nada que ver con el proyecto y dicen representar a campesinos de la zona. Entre los líderes con los cuales se realizaron acercamientos está Miller Dussán.

En este mismo sentido, el ministro de Minas y Energía, Mauricio Cárdenas, indicó que la hidroeléctrica es fundamental para el país y que debe primar el interés general sobre el de particulares, ya que la hidroeléctrica garantiza que no se presenten apagones más adelante. Cárdenas insistió que el proyecto ha seguido las normas ambientales y tiene un correcto manejo de las comunidades.

La preocupación del Gobierno surge luego que se cancelara la construcción de Porce IV por parte de EPM por problemas de invasiones, así como la inminente necesidad de ampliar la capacidad de generación no solo para abastecer la demanda interna, sino a los planes que se tiene de ampliar las exportaciones de energía.

Con miras a ampliar los horizontes de las exportaciones, actualmente se está realizando una nueva línea de transmisión de energía a Panamá, lo cual ha llevado a que se autoricen nuevos proyectos de generación con el fin de cubrir la demanda nueva que se acuerde con el vecino país.

En los últimos meses la Comisión de Regulación de Energía y Gas (Creg) ha aprobado cerca de 8 proyectos debido a que se considera que se necesita garantizar la confiabilidad del sistema.

Cierre
Esta semana Emgesa culminó con la construcción del muro de contención que permitirá desviar todo el caudal del río Magdalena y de esta forma secar un tramo de cerca de 500 metros del lecho natural del afluente. Este paso le permitirá adelantar obras referentes al muro principal denominado ' presa' fuente principal para la hidroeléctrica.

Lucio Rubio explicó que el desvío del Río es un importante hito que permitirá continuar con las labores en otros frentes de trabajo necesarios para el desarrollo del proyecto tales como de casa de máquinas, dique auxiliar y presa.

El ejecutivo aclaró que la compañía cumplió con todas las medidas ambientales, técnicas y de seguridad requeridas, para realizar esta maniobra de forma responsable.

Comunidades y ambiente
Emgesa realizó un censo de las comunidades y se está realizando un plan social que incluye a 3.000 personas cercanas al proyecto. La firma destinó US$143 millones para realizar ejecutar el plan de compensación y comprar predios, entre otras tareas.

La empresa está haciendo programas de reasentamiento de la población y de capacitación tendientes a brindar alternativas de trabajo.

Las directivas de la compañía señalaron que existe un compromiso con la comunidad censada que va a continuar ya que la meta es entregar a la población que habitaba en el lugar fincas que sean económicamente viables.

Si bien el proyecto impactará 8.600 hectáreas, entre las compensaciones acordadas está el desarrollar un área que ocupa unas 18.000 hectáreas en las cuales se harán una serie de programas ambientales. La idea es que unas 11.000 hectáreas sean para bosque natural y 7.000 hectáreas se efectúe una reforestación.

Las opiniones

Frank Pearl
Ministro de Ambiente

'Hasta el momento en el Quimbo se han cumplido con los programas ambientales propuestos, por lo cual mientras las reglas se apliquen este proyecto seguirá adelante'.

Lucio Rubio Díaz
Gerente de Emgesa y director local de Endesa

'El proyecto no sólo contribuirá a garantizar la seguridad energética del país , sino que generará desarrollo para las comunidades cercanas y para el departamento del Huila'.