`Burbuja` en el precio de los terrenos en la capital amenaza a los constructores locales

Bogotá Los grandes constructores de Bogotá se sienten amenazados por el alza desmedida en el precio de los lotes y terrenos en la capital del país, lo que los lleva a proyectar una posible `burbuja de tierras`.’Si bien la oferta de suelo en términos generales está teniendo unos incrementos sobredimensionados que podrían calificarse de especulación, no se descarta que una posible `burbuja de tierras` esté cerca’, afrimó Sergio Mutis Caballero, presidente de la Constructora Valor.

Y es que estos incrementos responden a que en la ciudad existe una baja oferta de tierras, que ha encarecido el valor de los terrenos. Esta escasez se debe a una falta de políticas de planeación por parte de la administración local y al incentivo en la compra de vivienda por parte del Gobierno, según el sector.’Los terrenos se han incrementado por la falta de planes de desarrollo urbano y de expansión de la Secretaría de Planeación, esto sumado al buen momento económico que pasa el país, a que las tasas de interés están bajas y que el gobierno estimula la construcción. Por ende, la gente compra y al no generarse planes concretos para habilitar suelos, es lógico que los pocos terrenos que existen en la ciudad suban de precio’, asegura Roberto Moreno, gerente general de la Constructora Amarilo.Eventualmente, esta situación de incremento se traslada a los bienes inmuebles, perjudicando el sector al desestimularse la compra de propiedad por los altos costos y reduciendo el margen de ganancia de los constructores.’El incremento en las tierras en este último año ha sido entre 80% y 100% en los estratos 2,3, y 6, lo cual es perjudicial para la construcción, pues para ser competitivos nos toca pensar en reducir la calidad en los acabados o incrementar los precios, de ninguna forma beneficia’, Luis Gabriel Díaz, presidente de Constructora Oikos.Y es que entre las zonas más afectadas por esta alza en los precios de los terrenos, no sólo están los estratos altos, sino que ha afectado incluso los sectores socioeconómicos bajos, que a causa del auge de las viviendas de interés social, han catapultado el valor de los predios en estos sectores también.’Para nadie es un secreto que en Bogotá ya no hay tierras y las que hay están a unos precios escandalosos. En Suba y Bosa, lugares donde se conseguían terrenos a precios razonables para hacer proyectos, se ha triplicado su valor, puesto que han pasado de $150.000 a $450.000 el metro cuadrado’, señala Fernando Ortiz, gerente inmobiliario de Conconcreto.Por su parte, Raúl Baquero, gerente de la oficina en Bogotá de la Constructora Fajardo Moreno, reitera que, en efecto, la ciudad se está quedando sin lotes por lo que las constructoras se ven escasos de terrenos, y aunque en Medellín ha sucedido una situación similar, los costos no se comparan con los de la capital.Datos del sector muestran que aunque en todas las ciudades el precio de la tierra ha crecido en mayor proporción que el precio de la vivienda, los costos de los terrenos en Bogotá superan ampliamente al resto de las ciudades, alcanzando entre 70% y 80% más y en casos como Cúcuta, Bucaramanga y Cali, la capital supera estas plazas en 100%.Esta escasez de terreno y necesidad de vivienda hace que Bogotá necesite expandirse. Sin embargo, los últimos acontecimientos evidencian lo contrario, puesto que el Instituto de Desarrollo Urbano (IDU) asegura que no tiene los recursos suficientes para adelantar obras de valorización en el norte de Bogotá y la entidad no podría cobrar cerca de $400.000 millones a unas 720.000 familias que viven en las localidades de Barrios Unidos, Engativá, Usaquén, Chapinero y Suba.Según Amparo Araújo Jiménez, presidente de la Lonja Propiedad Raíz de Bogotá, ‘la escases de suelo urbanizable, que se presenta en las principales ciudades y el incremento en el precio final de las viviendas obedece a una falta de gestión para la generación de terrenos para construir, convirtiéndose este en un verdadero tema a tener en cuenta, especialmente en momentos en que se realiza la revisión del POT en Bogotá, la cual podría generar el suelo necesario para controlar los precios o podría agravar la crisis si no se plantean nuevas zonas de expansión’.Mientras tanto, los constructores, que se sienten amenazados por este incremento en los terrenos, luchan contra un margen de ganancia estrecho que les lleve a la inviabilidad de sus proyectos urbanísticos. ‘Bogotá desde hace tiempo, debió haber emprendido un proceso de renovación urbana, que le llevaran a incentivar proyectos que tuvieran un uso más eficiente del suelo urbano’, insistió Baquero.Alto precio en tierras pese a fallas en infraestructuraEl crecimiento demográfico, que implica una mayor construcción de viviendas, genera la necesidad de espacio público, infraestructuras y equipamientos. Por eso este incremento en el suelo urbano es injustificable ante la falta de infrestructuras de transporte. De acuerdo con información de la Lonja de Propiedad Raíz de Bogotá la ciudad cuenta con 6 metros cuadrados de espacio público por habitante, cifra baja comparada con los parámetro internacionales que es de 15 metros cuadrados.Eduardo Rozo, director de proyectos de la Red Empresarial Luis F. Correa, explica que aunque la ciudad carezca de sistemas de transportes viene en crecimiento poblacional, debido a la llegada de los desplazados, esto ha generado mayor demanda en vivienda que ha encarecido los terrenos.Las opinionesSergio Mutis CaballeroPresidente de Constructora Valor’La participación del suelo en el valor comercial del inmueble ha crecido 5% más que hace unos años, lo que demuestra su alta valorización’.Roberto MorenoGerente General de la Constructora Amarilo’El mercado no es elástico, y aparte de afectar los márgenes de ganancia, esta situación traslada los precios al mercado, debilitando la demanda’.Luis Gabriel DíazPresidente de Constructora Oikos’El incremento en los terrenos se disparó en 2011, con todos los proyectos de vivienda de interés social y para estratos bajos que se desarrollaron’.Marcela ChaverraLaura López

TEMAS


Bogotá