Comenzaron las obras del embalse de Bucaramanga

Cortesía

Adriana Ruiz Herrera - aruiz@larepublica.com.co

Con la firma del convenio interadministrativo de uso de recursos suscrito por el Ministerio de Vivienda, Ciudad y Territorio, en el cual se estableció como requisito indispensable los aportes de Santander y de Bucaramanga, legalizados mediante convenios, se dio vía libre al cierre financiero del proyecto `embalse de Bucaramanga`.

Las obras aprobadas por el departamento y el municipio corresponden a acciones preliminares como vías, estudios y diseños, coherentes al plan financiero del proyecto.

La pre-construcción del embalse consistió en la construcción de 3.320 metros de vías sustitutivas, 507 metros del túnel de desviación, además de los estudios y diseños fase III.

Ludwig Stünkel García, gerente del Acueducto Metropolitano de Bucaramanga (AMB), comentó que 'una vez finalizado este hito del proyecto y contando con la ingeniería de detalle, se inició en junio de este año, la etapa de construcción del proyecto'.

Según Stünkel, el proyecto está compuesto por la construcción de una presa de enrocado con cara de concreto de 103,6 metros de altura, túnel vertedero y entrega a la estructura disipadora de energía y 3.800 metros de línea de aducción, y estará listo en noviembre de 2015, garantizando el abastecimiento de agua potable a más de 1 millón de habitantes de Bucaramanga, Floridablanca y Girón, para los próximos 30 años.

 

Financiación del proyecto

El proyecto está financiado con aportes por $45.500 millones de la Nación, $20.000 millones que fueron suministrados por partes iguales por los gobiernos de Santander y Bucaramanga, $144.000 millones de recursos de crédito del AMB y $92.500 millones de recursos propios, que garantizan el cierre financiero, para lograr el total de ejecución y cumplimiento de terminación de las obras en la fecha estimada.

A su vez, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y Findeter anunciaron el apoyo al cierre financiero del acueducto metropolitano de Bucaramanga.

Entre tanto, el proyecto de regulación del río Tona, además de ser la solución a las necesidades de agua potable para los municipios atendidos por el AMB, tendrá un embalse que contendrá 17,6 millones de metros cúbicos con este líquido, lo que conformará un espejo de agua de 54 hectáreas, generando un gran potencial turístico y ecológico a escasos 12 kilómetros de la capital Santandereana.

TEMAS


Santander