El 60% de las obras del Túnel de La Línea están frenadas y habría retraso en el proyecto

Cortesía

Teresita Celis - tcelils@larepublica.com.co

El pasado 28 de junio el director de Invías, Carlos Rosado, le dijo a este diario, que en 14 meses las obras del macroproyecto Túnel de La Línea estarán listas.

Sin embargo dos días antes, es decir el 26 de junio, la Autoridad Nacional de licencias Ambientales (Anla) expidió una resolución con la que deja la meta de Rosado en entre dicho y le da la razón a autoridades del Quindío que ya habían impartido medidas porque el constructor, la Unión Temporal Segundo Centenario (Utsc) y el Invías, no cumplen con las normas ambientales de la licencia y los vertimientos industriales del proyecto contaminan afluentes que abastecen el acueducto de Calarcá.

Así, se pone en otra dimensión el anhelado macroproyecto en el que del presupuesto nacional se invierten unos $640.000 millones. La Anla ordenó suspender de manera inmediata las obras de excavación del túnel principal y sus galerías, las del viaducto El Salado y el tramo denominado obras anexas a cargo del Invías.

Esto significa que aproximadamente el 60% del macroproyecto está frenado, según le reconoció a LR el representante legal de la Utsc, Carlos Collins, y dependiendo del tiempo que dure la suspensión podría haber un atraso -a un año del plazo previsto para finalizar el túnel- en la entrega de las obras.

La Anla dejó claro que solo autorizará reanudarlas hasta que se cumplan los requerimientos establecidos en la resolución y se hagan los trabajos necesarios que eviten la afectación de afluentes. Esto indica que la `pelota` está ahora en manos del contratista y de Invías y aunque no se ha dicho un plazo estimado, por ahora Segundo Centenario notificó el pasado miércoles la suspensión temporal hasta por 120 días (4 meses), que es el plazo máximo que permite la ley, de los contratos de 364 trabajadores. 'Esperamos que se solucione la situación antes de ese tiempo', dijo el director de Invías Quindío, Alfonso Meza.

El freno al Túnel de La Línea, una obra que acorta distancias entre el centro del país y el Puerto de Buenaventura, deja evidente, a juicio del presidente de la Sociedad Calarqueña de Ingenieros y miembro de la junta directiva de la Sociedad de Ingenieros del Quindío, César Martínez, la falta de previsión de la Utsc y de Invías, por cuanto estos problemas de contaminación se vienen denunciando desde 2005 por la comunidad y la empresa Multipropósito que maneja el acueducto de Calarcá. 'Le cabe responsabilidad al constructor porque no tuvo voluntad de solucionar los problemas más cuando la CAR del Quindío había hecho requerimientos . Todo está contemplado en el proyecto de mitigación. Y a Invías porque es el que está a cargo de la obra. Ahora, puede haber un retraso y se abre una puerta para que el contratista haga posteriores reclamaciones', dijo.

CRQ prepara informe a la Anla

Aunque la Anla ordenó desde el pasado 26 de junio parar de inmediato obras del proyecto Túnel de La Línea que están contaminando afluentes, sólo hasta el pasado 11 de julio la firma Segundo Centenario suspendió labores. Esto hace parte del reporte que la Corporación Autónoma Regional de Quindío (CRQ), le entregará a la Anla, tras una visita realizada el miércoles pasado. En ella la directora de la CRQ, Sandra Milena Gómez, dijo que en puntos como el viaducto El Salado, donde se ordenó frenar obras, se encontró presencia de funcionarios y así -dijo- se señalará en el informe que se le pasará a la Autoridad. 'Será la entidad que determine acciones a tomar', dijo.

Las opiniones

Sandra Milena Gómez

Directora de la Corporación Autónoma Regional de Quindío

'En las obras quedarán funcionarios de la CRQ en diferentes horarios y en diversos puntos, con apoyo de la Policía, para vigilar que no se adelanten actividades en los sectores que tienen orden de suspender obras'

César Martínez

Presidente Sociedad Calarqueña de Ingenieros

'Hubo negligencia del contratista y de Invías porque siendo la obra más importante del país deben existir los recurso para mitigar efectos ambientes que en este tipo de proyectos se presentan. Eso era previsible'