El 79% de Ruta del Sol está frenado por licencias ambientales y líos con comunidades

Marcela Vargas Cabrera - mvargas@larepublica.com.co

Las cifras hablan por sí solas: Después de dos años de adjudicadas las obras de la Ruta del Sol, 15 de las 19 licencias ambientales que se requieren para los tres sectores de la vía, que conectará al centro con el norte del país, se encuentran frenadas porque no cuentan con los permisos respectivos.

El 79% del proyecto, que cuenta con más de 1.000 kilómetros, se encuentra en el proceso de conseguir el visto bueno de la Agencia Nacional de Licencias Ambientales (Anla).

El presidente de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), Luis Fernando Andrade, reconoció que en el proceso de solicitud de licencias ambientales hay que mejorar el trámite no solo por parte del Gobierno sino de los documentos y los estudios que los concesionarios presentan a la autoridad ambiental con el fin de que el proceso sea más expedito.

'Lo primero que hay que mejorar son los estudios previos, de viabilidad ambiental, una vez se adjudica el concesionario tiene que hacer unos buenos estudios para justificar los diseños finales y con eso pedir la licencia ambiental y el Gobierno también tiene que ser ágil en el proceso de aprobación. Esos tres escenarios los tenemos que mejorar y una de las medidas tomadas fue crear la Anla', explicó Andrade.

Estado de la megaobra
El tercer sector de la megaobra es el que tiene más inconvenientes, debido a que hasta la fecha no cuenta con ninguna licencia aprobada. En total el contrato adjudicado al Consorcio Yuma contempla obras en la vía San Roque – Ye de Ciénaga – Bosconia – Valledupar que tiene nueve tramos, en los cuales está solicitando licencias.

Sin embargo, en las vías San Roque – La Loma, La Loma – Bosconia, El Carmen de Bolívar – Plato, Plato – El Difícil, El Difícil – Bosconia y la Variante de Bosconia aún no se han entregado los estudios de impacto ambiental y en los cuatro restantes hay demoras porque se requiere una consulta previa con las comunidades indígenas de la Sierra y un estudio de impacto ambiental concertado.

Para solucionar las dificultades que se le presentan a los concesionarios con las comunidades, el ex presidente Cesar Gaviria aseguró que el Gobierno Nacional debe realizar las consultas previas y lograr los acuerdos con las comunidades antes de abrir las licitaciones y adjudicar las obras, con el fin de hacer más eficiente el proceso de ejecución.

El primer sector, Villeta – El Korán, atraviesa por una situación similar, puesto que la Anla negó la licencia ambiental del tramo Villeta – San Miguel, por no tener en cuenta las restricciones establecidas por la Dirección de Bosques y Biodiversidad en relación con la zona de la reserva forestal del río San Francisco.

Según la resolución 0227 del 17 de abril, 'el Consorcio Vial Helios deberá presentar la información relacionada con la solución técnica y las medidas de manejo ambiental que correspondan a dicha solución, para evitar la afectación de la Zona de Reserva Forestal Protectora de la Cuenca Hidrográfica del Río San Francisco'.

Andrade dijo que la dificultad se presenta porque se negó la sustracción de 30 hectáreas de la reserva que se necesitaban para hacer la carretera. 'Lo que ha dicho la Anla es que tenemos que traerle una alternativa, encontrar una forma o de evitar la reserva de San Francisco o al pasar por la reserva se cause menos impacto desde el punto de vista ambiental'.

El funcionario dijo que espera en las próximas semanas sentarse en una mesa entre el Concesionario y la ANI para desarrollar una alternativa que resuelva la dificultad.

'Yo tengo la esperanza que se pueda hacer un planteamiento que sea aceptable para la autoridad ambiental y que nos permita hacer una pequeña variante en esa zona para resolver el problema', agregó el presidente de ANI.

El segundo sector, Puerto Salgar – San Roque, es el más adelantado a pesar de que todavía tiene pendiente la aprobación de licencias ambientales en cuatro de los siete tramos. La dificultad se presenta en las vías Caño Alegre – Puerto Araujo, Puerto Araujo – La Lizama, La Lizama – San Alberto y La Mata – San Roque sobre los cuales la Anla analiza los estudios de impacto ambiental en los pasos viales de los centros poblados presentados por la Concesionaria Ruta del Sol.

Faltan estudios completos
La directora de la Anla, Luz Helena Sarmiento, explicó que además del tiempo que puede tardar un acuerdo con las comunidades indígenas para resolver el requisito de la consulta previa, el hecho de fraccionar en tramos el sector por el que se debe solicitar una licencia también genera demoras en el estudio y aprobación de las licencias. Pues el trámite podría ser más expedito si los constructores presentaran un estudio completo de todo el sector. 'Un solo proyecto nos lo pueden subdividir en 58 procesos porque van entregando del kilómetro 0 al 100, del 100 al 130 y así sucesivamente y eso se convierte en cien evaluaciones para nosotros porque primero tenemos que mirar el diagnóstico ambiental de alternativas, entonces si son 50 tramos son 50 evaluaciones con visita y acto administrativo y después viene el proceso de análisis de los 50 estudios de impacto ambiental'.

Las opiniones

Luz Helena Sarmiento
Directora de la Anla

'Generalmente los contratos de la planeación ambiental se dan casi de manera paralela con la iniciación de la obra, por eso sucede que la licencia la necesitan desde hace dos meses'.

Cesar Gaviria
Ex presidente de la República

'El tema de las comunidades étnicas se está volviendo un problema y ese lo tiene que resolver el Gobierno Nacional antes de adjudicar la concesión'.

Luis Fernando Andrade
Presidente de la ANI

'Lo concesionarios que licitaron tuvieron seis meses para hacer la diligencia en esa área, si ellos no se dieron cuenta de que había una reserva es que no son muy buenos ingenieros'.

TEMAS


Ruta del Sol