Infraestructura, problema álgido para aprovechar los TLC

Colprensa

La vigencia del libre mercado con Estados Unidos y la inminencia de los convenios con la UE, Corea, como grande tratados por venir, hace cada vez más grande el reto de construir rápidamente la infraestructura adecuada para ser competitivos.

Problemas de vías para transportar los productos, dificultad para llegar a los puertos, deficiencia en las vías terciarias y la falta de poner en operación los sistemas fluvial y férreo, hacen parte de los impedimentos que tiene Colombia para aprovechar adecuadamente los tratados de libre comercio que ya se encuentran en vigencia y de los que se están negociando.

 
Un camino que en el último año ha abierto para el país mercados que hasta hace una década eran algo impensables de poder alcanzar, pero que hoy ya son realidad, como pasó hace un mes desde que entró en vigencia, el TLC con Estados Unidos.
 
En octubre pasado arrancó el libre comercio con Canadá, mientras que para finales del presente mes el ministro de Comercio firmará con su colega el secretario de comercio de la Comisión Europea, Karen de Gutch, el TLC estos 27 países.
 
Sumado a lo anterior, el presidente Juan Manuel Santos se reunirá el 25 de junio, con el presidente de Corea del sur, Lee Myung-bak, para finiquitar un libre comercio que arrancó sus coqueteos en septiembre de 2011 cuando visitó ese país y sentó las bases al convenio que ya acordaron las mesas de negociaciones de ambas naciones.
 
Aunque más lejanos de cumplirse están los TLC que se den con Japón y China, nacionales a las que ya visitó el mandatario colombiano para iniciar las conversaciones en tal sentido.
 
El círculo de los posibles TLC que suscribiría Colombia en el corto plazo lo completan Panamá, Turquía, Israel y la Alianza del Pacífico.
 
Pero, ante esta desbandada de acuerdos, surgen varias preguntas ¿si está Colombia preparada para asumir estos retos?, ¿se están fortaleciendo los sectores más débiles de la economía?, ¿se están implementando medidas sanitarias y fitosanitarias?, ¿somos competitivos o qué estamos haciendo para serlo? y los cuestionamientos podrían ser más.
 
Esta es la opinión de  algunos analistas muy cercanos a los acuerdos comerciales.
 
Hernando José Gómez Restrepo, zar de acuerdos internacionales:
 
Teniendo en cuenta la aplicación desde hace un mes con Estados Unidos, se está avanzando y revisando dónde están las grandes oportunidades, muchas están en el sector confecciones, otras en sectores como el de químicos, metalúrgicos e impresos. 
 
De todas maneras esto no es algo que se empieza a aprovechar de la noche a la mañana, sino que apenas están iniciando los negocios, viendo oportunidades y analizando compradores. Hay posibilidades y grandes. 
 
En el momento los cuellos de botella se están eliminando, reglamentaciones, normas técnicas y se está empujando el tema sanitario y fitosanitario, áreas que son muy microeconómicas que son claves para definir el acceso de nuestros productos. Trabajamos de la mano con el Ministerio de agricultura, y las autoridades norteamericanas. 
 
Se empiezan a ver posibilidades en agricultura con el acceso de la piña, el brócoli, limón tahití, y hemos priorizado la posibilidad para el aguacate, pimentón, mango y melón. De los productos manufacturados hay muchos del sector confecciones, calzado, metalmecánica, químicos y plásticos, por mencionar unos pocos.
 
Marta Lacía Ramírez, directora de la coalición para la promoción de la industria colombiana:
 
Colombia se ha sentado sobre los laureles. Desafortunadamente la tarea que se empezó en Colombia Compite desde el año 98, se dejó a mitad de camino y sobre este tema no se ha hecho mayor cosa en los últimos años y vemos como el país desde hace dos años cae en materia de competitividad. Estamos mal en instituciones, en innovación, en la preparación del aparato productivo y eso demuestra que la tarea que había que hacer durante estos años más que ir a rogarle a Estados Unidos con la aprobación del TLC, se dejo de hacer. No se hizo un trabajo hacia adentro y ahora sí queremos hacerlo. 
 
Leonardo Villar, director ejecutivo del Centro de Investigación Económica y Social, Fedesarrollo:
 
Para ser más competitivos y productivos, se hace necesario hacer mayores avances en infraestructura, pero no puede convertirse en la razón para no ingresar en los tratados de Libre Comercio, porque son ellos los que estimulan las oportunidades y facilita las condiciones para que se mejore la competitividad. Tratados como el de Estados Unidos, se esperaba, pero no se hizo una tarea muy juiciosa, y es prematuro hablar de resultados, estos se verán a largo plazo, me refiero a varios años; seguramente variarán las cifras en importaciones y exportaciones. Lo que si hacen los TLCs, es consolidar una serie de políticas y aranceles bajos de los que se debe dar garantía para mantenerlos y consolidar el acceso a la inversión extranjera directa que garantice que se mantenga de esa manera, para sacar las utilidades.
 
Javier Díaz Molina, presidente de la Asociación Nacional de Comercio Exterior, Analdex:
 
Hay elementos preocupantes, como el de infraestructura donde Colombia está en un gran atraso, en carreteras, recuperación de ferrocarriles y de la navegación por el Río Magdalena, que hasta ahora se está trabajando y eso toma su tiempo. Hay otros elementos que no se están mirando como costos de transporte e inspección de carga en los puertos, que impactan de manera negativa en los costos de exportación. 
 
En el tema de innovación, instituciones y tecnológicos, además de infraestructura, estamos muy mal, y fueron por los que salimos mal calificados en el Foro Económico Mundial; tenemos que apurarnos para ponernos a tono y mejorar en esas variables.
 
En cuanto a la preocupación que expresé hace meses de la Dian, con respecto a la falta de políticas, sistemas y adecuaciones, estoy esperando a que llegue octubre, mes en el que el director dijo que estarían listos los ajustes necesarios. 

 

TEMAS


Colombia