Inversiones en Nariño y Putumayo que no dan espera

Fernando Poveda G

Actualmente, es común ver en la televisión las maravillas por las que quedarse en Colombia, es un riesgo que vale la pena correr; ésta premisa involucra que hay una nación oculta más allá de la publicidad, ventajas comparativas en el desarrollo económico del país.

Sin embargo, uno de los factores determinantes del desarrollo de un Estado Moderno está en sus vías conectadas desde las capitales y puntos modales de transporte con lugares más 'inaccesibles'. Pero en el caso de Colombia, estas conexiones, no han contado con inversión pública por las siguientes causas:

En primer lugar, en medio de los Acuerdos de Integración Económica, Complementación Económica y tratados de libre comercio, como el que recientemente entró en vigencia con los Estados Unidos. Es necesario poner sobre la mesa las condiciones internas en las que estos convenios se realizan. Una de ellas es el narcoterrorismo que ha afectado a la nación en sus alianzas comerciales y en su diplomacia desde hace más de 40 años.

En segunda medida, los problemas sociales en los que se encuentra inmersa la nación han sido generados por dificultades en la Generación de empleo, Alto costo de vida generado por la carencia de vías y la ineficiencia gubernamental en combatir fallas estructurales que debilitan el Estado: Corrupción, Fragilidad en el control fiscal e Ineficacia en la Administración de los Recursos para acceder a las regiones más apartadas; como Nariño y Putumayo

En tercera parte, estos departamentos han sido desfavorables para la imagen de Colombia. Debido a la presencia de Grupos armados ilegales, Ausencia del Estado, Incremento de la inseguridad, Aumento de los cultivos ilícitos y Deterioro del Medio Ambiente a raíz de las fumigaciones. No obstante, una de las principales causas que ha contribuido al deterioro institucional de la región, ha sido la falta de inversión en infraestructura. A pesar de sus riquezas naturales, el Suroccidente solo contribuye con 2% del PIB.

Por éstos motivos, el Gobierno mediante Invías inició en 2010 inversiones por $300.125 millones en Putumayo, en la Pavimentación de la vía Santa Ana-San Miguel y $91.275 millones adicionales para 217 km de vía, como último tramo de la troncal de Magdalena que conecta con Ecuador y $810.000 millones para 45,6 km para la Variante San Francisco-Mocoa. En Nariño se invirtió $ 53.400 millones para 46 km de la Troncal del Norte y $ 56.468 millones para el tramo El Encano-Santiago de la Transversal Tumaco-Mocoa entre otras. A pesar de las inversiones que se han logrado en los últimos años, se deben considerar proyectos fundamentales para el desarrollo e integración de la región con el resto del país. Entre estos están la Construcción de la Carretera Orito-Villagarzón, que reduce el tiempo de transporte de Hidrocarburos y Productos agropecuarios; El Corredor Ipiales-Orito que facilitaría la conexión del Putumayo con la Costa Pacífica y la Integración del Putumayo con los Llanos Orientales.

Estas inversiones representan el interés del Gobierno en encontrar la Paz, Aumentar de la Renta Nacional a través del Emprendimiento y las Inversiones, Reducción del Costo de Vida, Ventaja Estratégica la Fuerza Pública e Incremento del Turismo, transformando los Departamentos de Nariño y Putumayo como importantes actores en el Incremento del PIB e IDH y favoreciendo la integración de Colombia en el marco de las presentes y futuras alianzas comerciales.

Invías ordena iniciar obras de la Marginal de la Selva
El Invías impartió la orden de inicio correspondiente al contrato de obra No. 545 de 2012, cuyo objeto es el mejoramiento, gestión social, predial y ambiental del proyecto Villagarzón- San José del Fragua fase II. Con este contrato adjudicado a la firma Consorcio Andino 049 y cuyo plazo de ejecución es de 27 meses, se hará el mejoramiento y pavimentación del corredor de 82 kilómetros, desde San José del Fragua en el Caquetá hacia Miraflor en el Cauca; incluyendo la ejecución de los estudios, diseños, construcción de los puentes, pontones, obras de drenaje, entre otros.