La Autopista del Café adelanta obras con recursos por $100.000 millones

Teresita Celis - tcelils@larepublica.com.co

La percepción y las cuentas que hacen los habitantes del Eje Cafetero es que hace 15 años se construye la llamada Autopista del Café, una doble calzada entre Manizales, Pereira y Armenia, que no sólo cobra uno de los peajes más costosos del país, sino que ha sido mirada como uno de esos proyectos eternos, de los que en Colombia hay muchos.

Pero las cuentas que hace y aclara Luis Guillermo Velásquez, gerente de la Concesión Autopistas del Café, la firma que construye, mantiene y opera la vía, es que lo hoy ejecutado dentro de la infraestructura vial hace parte de obras complementarias no establecidas en el contrato inicial. De todas formas, en la etapa básica de construcción se fueron 12 años y se invirtieron unos $800.000 millones en valor presente, aproximadamente.

Velásquez, quien está al frente de la concesionaria desde septiembre de 2011, reconoce que cambiarle la percepción y las cuentas a la gente es difícil, más cuando la vía tuvo en su etapa básica diversos problemas, y por ello prefiere mirar hacia adelante.

'De nada sirve hablar de competitividad si no hay movilidad, y la logística en el mundo es movilidad. Aquellos países que tengan esta facilidad serán competitivos, y eso es lo que Colombia debe recuperar', dijo.

La concesión ejecuta hoy, principalmente, cuatro obras, que reitera el directivo, son complementarias, y que en total comprometen recursos por más de $100.000 millones. Autopistas del Café tiene previsto concluir tres en diciembre de este año.

Los recursos salen de un Conpes, aprobado en 2010 para la concesión, por unos $242.000 millones. 'La concesionaria ha financiado con sus recursos las obras que se están ejecutando y nos las van a pagar en vigencias futuras de 2012 a 2016', agregó.

De ellas, la más costosa y de mayor envergadura es la Variante Sur, una vía ubicada en Punto 30 en la vía entre Pereira y Armenia, que se conecta con la Avenida de Las Américas, en el sector de Mercasa, salida al Valle del Cauca.

El trayecto, de 13 kilómetros, estuvo parado 5 años con 4 kilómetros pavimentados y sólo se `descongeló` a mediado de 2011, cuando se reinició la obra que comprende la construcción de 6 puentes o viaductos que en total suman 537 metros. El puente más largo es de 126 metros.

'La meta es concluir la Variante Sur en diciembre de este año', reiteró Velásquez.

Otra obra que hace parte de esta variante es la intersección Consota, que une la Sur con la Avenida de Las Américas, cuya inversión es de $12.000 millones. 'Acabamos de firmar la compra total de predios. Esta obra nunca fue parte del contrato original, es complementaria', agregó.

Siguiendo hacia Manizales, y específicamente entre Chinchiná y la capital de Caldas, está la Quiebra del Billar, un punto afectado por una falla geológica (Romeral) que desestabilizó las laderas a lado y lado de la vía, generando una amenaza permanente para la carretera, y por lo tanto para la comunicación entre Manizales, Antioquia y el occidente del país.

'Lo que se hizo fue estabilizar las laderas, allí se invirtieron $11.000 millones y empezamos la construcción de un viaducto que cuesta $5.000 millones. Lo que se hizo fue una prótesis a la montaña para mantener el puente estable. La concesión se tomó 10 meses haciendo el diseño porque debido a la falla es un asunto de responsabilidad', agregó Velásquez.

Este es un viaducto de 90 metros en voladizos sucesivos, que estaría listo en diciembre próximo y se constituye en una de las obras más pedidas por la dirigencia caldense ante el riesgo evidente con la falla geológica.

Pero no sólo los caldenses pedían obras urgentes. En Quindío la vía de acceso al municipio de Circasia, sobre la Autopista del Café entre Pereira y Armenia, era una prioridad pedida de años. Tras negociar un predio, se espera, según dice la Concesionaria, empezar la construcción de un puente el 15 de julio próximo. El viaducto cuesta $4.000 millones y estaría listo en 10 meses.

Uno de los propósitos de Velásquez es convertir la autopista en un corredor turístico, y por ello entregará los centros de atención construidos a lo largo de la vía a un operador comercial. 'Ya se hizo con el Filandia que lo tendrá Café Quindío y lo mismo vamos a hacer con los demás.', puntualizó.

Otras obras que está proponiendo
El Concesionario Autopistas del Café, cuyo mayor accionistas es la firma Odinsa, está proponiendo al Gobierno Nacional otras obras por fuera del contrato que considera fundamentales para el buen funcionamiento y la eficiencia de la Autopista del Café, que une a Antioquia con el Valle del Cauca. Entre estas están la doble calzada entre el puente El Alambrado y La Paila en el Valle. Allí la vía cuenta con una calzada sencilla, y el objetivo es construir la doble calzada. En Caldas y Risaralda propone la doble calzada entre Chinchiná y el Jazmín.

En la actualidad este tramo cuenta con un par vial, y el objetivo es tener el tramo en doble calzada, lo cual reduce el recorrido e incrementa el servicio de la vía. También está un nuevo eje vial en la entrada a Chinchiná. Se suma la doble calzada entre Belmonte y La Romelia en Risaralda, así como la construcción de la Variante Oriental, que uniría Punto 30 con Dosquebradas, en Risaralda.

Las opiniones

Luís Guillermo Velásquez
Gerente autopistas del café

'El propósito que tenemos es convertir la Autopista del Café en un corredor turístico y por ello los centros de atención los entregaremos a operadores'

John Jaime Jiménez
Presidente cámara comercio dosquebradas

'La concesionaria pasó el domicilio a Dosquebradas y eso ha redundado en más acción de obras y una mejor atención a las inquietudes'

Santiago Robledo
Presidente junta directiva camacol caldas

'Por fin se ve que el proyecto se está culminando, pero siguen obras pendientes que debieron terminarse hace mucho rato'