Llegó la hora de impulsar larenovación urbana

Nadia Morales Hoyos

El sector económico que representa Fedelonjas, a través de las 23 lonjas afiliadas con una presencia que se puede extender a casi todo el país y 1.032 empresas, son una red potencial de negocios e información que está llamada a seguir respondiendo ante los desafíos que representa el entorno económico que está viviendo Colombia, en especial todo lo referente al desarrollo de vivienda.

Desde la presidencia ejecutiva del gremio consideramos que el gobierno debe engranar toda la institucionalidad para la consecución de una política integral de vivienda, con impacto no solo en la atención del problema habitacional, sino en la generación de valor. Debe propender porque exista una circulación del stock o de unidades de vivienda usada, dado que este segmento aporta a la totalidad del mercado habitacional. Vía efecto filtración identificado por el gremio, la venta de 100 viviendas usadas impulsa la venta de 30 nuevas y el alquiler de 100 apalanca la compra de 7 unidades nuevas. De esta forma, hay iniciativas que se pueden gestionar desde Fedelonjas, que pueden tener total concurrencia con los objetivos trazados por el Gobierno Nacional. Dada la experiencia de las lonjas regionales, el gremio puede ser un socio estratégico como ente articulador de empresas privadas y que ayudarían a esclarecer los problemas de titulación que han estado presentes a lo largo de la historia del país y a identificar predios urbanos que potencialmente tengan vocación para proyectos de Vivienda de Interés Prioritario (VIP) y Vivienda de Interés Social (VIS) que hacen parte de la ciudad consolidada, que tengan norma de urbanismo y que no estén en zona de riesgo.

Las lonjas de propiedad están en condiciones de acompañar a las entidades territoriales para estructurar en la fase de prefactibilidad los proyectos de construcción de VIP y con esto impulsar el cambio en escala. Igualmente, Las lonjas están en la capacidad de facilitar la selección de los profesionales idóneos para realizar estas tareas, elaborar las resoluciones que validan los derechos de propiedad de los predios con una realidad procedimental confusa.

A partir de este trabajo de reconocimiento de predios, el gobierno tendría la potestad de atender otros problemas como el déficit habitacional cualitativo, una opción viable de política es crear un programa que este dirigido a mejorar la vivienda de las familias que por sus escasas posibilidades económicas tengan un techo deficiente, así movilizar recursos del sector privado y público en aras de atender un problema que a 2005 se había contabilizado en aproximadamente 2,5 millones de hogares.

Con las ventajas en términos de costo, dado que se aprovecharía en muchos casos la infraestructura de servicios públicos con que cuentan lo municipios. En el mundo es reconocida la bondad de la figura de la renovación urbana, uno de los mecanismos de gestión urbana que no ha sido explotado ampliamente en este país. Pero la única forma de hacer una atención oportuna es con el conocimiento de cual es el estado del inventario disponible.

No cabe duda que el sector inmobiliario realiza grandes aportes a la economía del país. Actualmente, hay stock de edificaciones, en su mayoría residencial, de más de 10 millones de unidades y entre este gran inventario de inmuebles hay muchas oportunidades para compra, venta, arrendamiento y un potencial para profundizar la renovación urbana de nuestras ciudades.

Retos de las firmas para enfrentar la competencia
La adopción de prácticas internacionales en el sector inmobiliario obligará a que los inmobiliarios sean integrales, brindando servicios que se acojan a estándares técnicos y que sean capaces de satisfacer las necesidades de los clientes, ya que en esto las firmas norteamericanas y europeas llevan un gran camino recorrido. Los actores del sector inmobiliario deben generar nuevas herramientas para satisfacer a un mercado cada vez más informado y con requerimientos más exigentes.