Nueva generación de concesiones

Luis Fernando Andrade

A partir de este año, la Agencia Nacional de Infraestructura iniciará una nueva generación de concesiones.

Con ella esperamos que la inversión en infraestructura de carreteras, ferrocarriles, puertos y aeropuertos se multiplique a través de contratos de concesión. Nuestros planes buscan que aumente de $1,4 billones el año pasado a cerca de $12 billones a partir de 2014. Esto es equivalente a 2% del PIB.

Para lograr este gran salto vamos a aprovechar las nuevas posibilidades que nos abre la Ley de Asociaciones Público Privadas (APP), aprobada por el Congreso en Diciembre de 2011. La Ley fue desarrollada con el apoyo de expertos internacionales, con el objetivo de incorporar al marco normativo las mejores prácticas de países que lograron acelerar el desarrollo de infraestructura por concesiones.

La nueva generación de esta figura también incorpora las lecciones aprendidas durante más de 20 años en concesiones de infraestructura de transporte en Colombia. Tenemos claro los principales problemas que hemos enfrentado: falta de estudios y diseños previo a las licitaciones, baja velocidad en ejecución de obras, dificultad en la expropiación de predios, y problemas para conseguir financiación de bajo costo a largo plazo.

Los principales cambios en las nuevas concesiones se pueden resumir en 10 grandes capítulos:

Estímulos a iniciativas privadas. La nueva Ley APP incorpora incentivos a empresas que presenten proyectos diseñados por el sector privado y que no requieran recursos del Estado. En tan solo dos meses de existencia de la nueva ley, tres empresas nos han anunciado la intención de presentar proyectos ferroviarios con inversiones superiores a 6 billones de pesos.

Estudios y diseños previos. A partir de la nueva Ley APP, es obligatorio tener los estudios y diseños necesarios antes de abrir una licitación. Este año solamente, en la Agencia Nacional de Infraestructura, contrataremos estudios y diseños por más de 100 mil millones de pesos para preparar la concesión de más de 5.000 kilómetros de carreteras.

Incentivos para finalizar obras rápidamente. Los nuevos contratos van a condicionar los pagos a la finalización de hitos de obras, para estimular al concesionario a entregar rápidamente porque entre más rápido entregue, menor va a ser su costo de financiación.

Agilidad en la expropiación de predios. El Plan Nacional de Desarrollo estableció un nuevo esquema de expropiación por vía administrativa que elimina este riesgo. La reglamentación de esta ley deberá estar lista a mediados de este año, antes de la iniciación de las nuevas licitaciones.

Incentivos para mejorar el nivel de servicio. Una vez terminada la fase de construcción, los contratos establecerán premios y castigos en los pagos al concesionario en función de los niveles de servicio, como la calidad del estado de la vía y los índices de seguridad.

Reglas claras para adiciones y finalización de contratos. La nueva Ley APP limita las adiciones de recursos del Estado a 20% en la vida del contrato. Esto pone fin a la práctica de ofrecer precios artificialmente bajos para ganar las licitaciones y luego compensar negociando adiciones sin competencia. Los nuevos contratos también tendrán una fórmula pre establecida para terminación anticipada. Esto le permitirá al Estado licitar nuevamente el proyecto en caso de que se necesiten mayores inversiones a las originalmente previstas.

Transferencia de riesgos de construcción. Esto es clave para incentivar a los concesionarios a ser eficientes y evitar sobre costos para el Estado. En las nuevas concesiones, el Estado sólo retendrá parcialmente los riesgos asociados a obras complejas, como son algunos túneles. Transferencia de riesgos de disponibilidad. La transferencia de riesgos de disponibilidad es crítica para asegurar que los concesionarios estén en capacidad de reparar las vías en casos como inundaciones, avalanchas, terremotos o fallas imprevistas en la infraestructura.

Estandarización de Bonos. Países como Chile aumentaron la disponibilidad y redujeron los costos de financiación a largo plazo a través de la estandarización de bonos para financiar concesiones. Esto aumentó la transparencia de los riesgos asumidos, facilitando la decisión de compra por parte de los fondos de pensiones.

En los nuevos contratos vamos a incorporar esquem
as que permitan hacer lo propio en Colombia.

Estandarización de los contratos, una de las reglasAsí como la estandarización de los bonos genera transparencia para los fondos de pensiones, la estandarización de los contratos de concesión genera transparencia para los inversionistas en términos de obligaciones y derechos de las partes. Estos esquemas funcionan y permiten acelerar el ritmo de construcción. Esperamos poder lograrlo, aprovechando el gran interés que existe de invertir en el país.