Sin respuesta a los proyectos para la construcción de un hipódromo en Bogotá

Liz Margarita Matías Peña - mmatias@larepublica.com.co

Colombia es uno de los pocos países de la región que hoy por hoy no cuenta con un hipódromo de talla internacional, un espacio que no solo reactivaría la industria de la hípica, sino que además generaría miles de empleos y contribuiría con millonarios aportes a salud.

Pero a pesar de que han sido muchas las solicitudes por parte las asociaciones equinas, lo cierto es que a la fecha las iniciativas no han sido tenidas en cuenta, de hecho, los únicos terrenos disponibles para esta obra podrían estar destinados a otros proyectos.

Por ejemplo, el Fonade dio el visto bueno de un terreno entre la Avenida Eldorado, la carrera 50 y la calle 53, que tiene las condiciones idóneas, no obstante, ha sido imposible tener una respuesta de parte de la Beneficencia de Bogotá, propietaria del lugar. Pero adicional a esto, recientemente la ministra de Vivienda, Beatriz Uribe, señaló que este lote se había destinado para un proyecto urbanístico, lo que limitó aún más las posibilidades.

Otros lugares perfectos serían el Parque del Tunal, pero allí se tiene programado adelantar la obra de un diamante de béisbol. Así mismo, el Parque La Florida sería idóneo, pero aún así, el mejor sitio está ocupado por una pista de motocross.

Luis Felipe Triana, presidente de la Asociación Colombiana de Criadores de Caballos, Asocriadores, explicó que no tener un sitio apropiado implica no poder competir a nivel internacional en este segmento.

'El que no exista un hipódromo razonable en el país, a parte del subregional en Villa de Leyva, que entre otras no tiene carreras homologadas, es un desperdicio de empleo, industria, crianza y de inversión agropecuaria', señaló el directivo.

Ante la imposibilidad de llevar a cabo la obra en la capital del país, las asociaciones trasladaron sus solicitudes a Medellín, en donde actualmente el proyecto se encuentra en etapa de factibilidad. Incluso, se viene trabajando en la búsqueda de un terreno apto para el hipódromo, el cual tiene que tener una extensión, mínimo, de 26 hectáreas.

'Desde la Gobernación de Antioquia, y la Alcaldía de Medellín, tienen conocimiento de cerca de los beneficios que implica tener un hipódromo, por eso acogieron la propuesta', dijo Triana.

Vale la pena tener en cuenta que un hipódromo no solo serviría para la industria hípica, sino que además puede operar como centro de eventos, entre ellos conciertos y obras. Las tribunas, por su parte, pueden tener una capacidad para unas 10.000 personas, y el parque para 50.000.

A raíz de que la industria de la hípica se acabó en los años 80 en el país, los criaderos de pura sangre ingleses empezaron a exportar sus caballos a países vecinos como Venezuela, Panamá y Perú.

Y es que en estas naciones, a diferencia de lo que sucedió aquí, este es un sector que tiene auge. De hecho, el negocio de las apuestas de caballos es tan rentable que, por ejemplo en Venezuela, gran parte de los salarios de los funcionarios públicos provienen de los impuestos pagados por los hipódromos.

La opinión

Luis Felipe Triana
Presidente de Asocriadores

'Hemos presentado muchas solicitudes, pero nos hemos dado cuenta que no tienen eco en las entidades que podrían adelantar el proyecto'.

TEMAS


Bogotá