Un sismo podría afectar al 14% de las construcciones de Medellín

Colprensa

Si Medellín padeciera un temblor de grandes proporciones, el daño total afectaría a no menos del 14% de las edificaciones de la ciudad, esto por las deficientes condiciones de protección antisísmica que tienen muchas estructuras, especialmente las más antiguas.

'Nada está firme al borde del Pacífico', explicó el ingeniero Juan Diego Jaramillo , experto en sismorresistencia, investigador y docente de la Universidad Eafit, quien hizo parte del equipo que elaboró el Estudio de la Amenaza Sísmica del Valle de Aburrá, publicado por el Área Metropolitana.

La investigación ubicó la intensidad de la amenaza sísmica sobre Medellín en 0,22g. Es decir, una persona de pie sentiría un empujón horizontal con una fuerza algo superior a la quinta parte de su peso (suficiente para derribarlo). La intensidad crece al sur del Valle de Aburrá (0,24g en Caldas), mientras que disminuye al norte (0,18g en Barbosa).

En ese sentido, se podría esperar que la infraestructura vital para la ciudad en movilidad, eventos masivos y atención de emergencias resista mejor un sismo, puesto que está diseñada con especificaciones superiores a las de las edificaciones. El mayor riesgo lo tienen las construcciones que carecen de normas técnicas, concentradas en los sectores más populares. 'Hay edificios de cinco pisos sin columnas, son como un castillo de naipes'.

El riesgo es latente, pero no pasaría lo mismos de Haití
Si se toma a Haití como referente de la más grande catástrofe sísmica de América, los efectos de un sismo semejante serían menores en Medellín. Según Juan Diego Jaramillo, 'en Puerto Príncipe había 3 millones de personas y hubo más de 200.000 muertos. Pocos edificios quedaron en pie. Un sismo similar en Christchurch, Nueva Zelanda, dejó 185 muertos y dos edificios colapsados'. El problema está en la pobreza, pero también en la falta de controles.