Vigilemos entre todos

123RF

Miguel Peñaloza

Desde 1985, cuando occidental inició los trabajos de estabilización geotécnica del corredor del oleoducto Caño Limón – Coveñas, he creído que muchos de los deslizamientos que se producen en los taludes y en las bancas de los corredores viales, se pueden mitigar.

En Colombia ha hecho carrera asimilar la protección geotécnica de un talud, a la realización de unas pocas obras de contención, acompañadas de una reconformación cosmética y rematadas con una mínima revegetalización del mismo, o de arborización de la parte superior. Estos trabajos ayudan, pero, en realidad, es mucho mas importante, enseñarle a la montaña, que había aprendido en millones de años a manejar el agua con su morfología natural, que hacer con la misma, con su nueva forma, con un talud, una vía y una banca, que son totalmente distintas a su forma anterior.

Hay que hacerle los trabajos en la parte superior, que capten el agua y le impida irse por el talud, enseñarle qué hacer con el agua que cae en el talud, cómo recoger la que cae directamente sobre la vía, evitar que el agua que se capte en estos dos elementos del sistema le haga daños a la banca y enseñarle cómo evacuar toda esa agua, que en invierno pueden llegar a formar verdaderos arroyos.

Ha sido tradición, que en los trabajos de mantenimiento dediquemos esfuerzos a recomponer la capa de rodadura y muy pocos a atacar la causa profunda de los daños emergentes, que mas que el uso mismo, es el mal manejo del agua que cae sobre todo el sistema y que la ladera, al no enseñárselo por dónde evacuarla, resulta sacándola por donde mas daño hace.

Este planteamiento se lo hice al ministro, Andrés Uriel Gallego, en su momento, y propuso trabajar los puntos críticos. Se lo hice al ministro, Germán Cardona, y me contestó una frase célebre que le enseñó un profesor, 'el agua no es boba'. Es decir, los dos compartieron el concepto, pero las afugias presupuestales han impedido hacer un trabajo de fondo en esta variable. Mi propósito es que hagamos un trabajo mas simétrico en todos los elementos que componen un sistema vial, es decir, que sin descuidar la vía en si, hagamos énfasis en el manejo del agua en los demás elementos.

En la construcción de nuevas vías, haré énfasis en un manejo contractual muy cerrado, muy milimétrico, que nos permita estar atentos a cualquier circunstancia que pueda afectar el cumplimiento del cronograma de un proyecto.

Pretendo que entre todos, generemos confianza sobre los cronogramas. Que estemos todos vigilantes, funcionarios, organismos de control, medios de comunicación y ciudadanía en general, para denunciar cualquier inconveniente que pueda dificultar el cumplimiento de un plazo contractual.

Trabajaremos a la luz pública. Creo firmemente en la frase: 'la luz es el mejor antiséptico'. Estamos en la fase final del desarrollo de un programa con la oficina de transparencia de la Casa de Nariño, al que invitaremos a los entes de control, a los medios de comunicación y a la sociedad como un todo, para que nos acompañen y nos vigilen y, así, entre todos, seamos garantes del gran reto de construir la infraestructura que requiere y merece el país.

Estudian peaje para camiones de más de 18 toneladas

Según el ministro de Transporte, Miguel Peñaloza, el peaje se cobraría en las vías terciarias a las generadoras de carga. 'Como solo será para mantenimiento y son vías destapadas, podrá ser de un valor inferior al de un peaje de las pavimentadas y se pagaría solo en el sentido que van con carga, debe cobrarse solo a camiones que pesen más de 18 toneladas, que es lo que pesa una tractomula vacía'.