Big Data: un arma poderosa contra la pobreza

123RF

Macrodatos no solo hacen dinero

Rachel Samrén

Hoy en día, existe la creencia de que los macrodatos se utilizan únicamente como una herramienta de hacer dinero para los especialistas en marketing, analistas y estrategas. Pero en realidad es mucho más que eso: Big Data puede aprovecharse como un mecanismo útil para combatir la pobreza y responder, de manera rápida y efectiva, frente a las epidemias, los desastres naturales y las crisis humanitarias.

Si bien muchas personas tienen una idea del valor de Big Data, pocos están familiarizados con el extraordinario poder que tiene para promover el bien social y para crear sociedades inclusivas. Comencemos por elaborar una definición de los modelos de recopilación de Big Data. Los macrodatos se generan a través de dispositivos móviles, redes sociales, transacciones en línea, sensores y más. El Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas explica que muchos Gobiernos en los mercados emergentes tienen capacidades estadísticas insuficientes, sin embargo, el aumento de la huella digital de los ciudadanos les permite capturar datos que antes no estaban disponibles para ellos.

En los negocios, el análisis de la búsqueda y procesamiento de Big Data para encontrar oportunidades de publicidad, marketing e ingresos, va en aumento.
Los datos se pueden procesar para establecer correlaciones y patrones de experiencia humana, ayudando a predecir comportamientos futuros. En Millicom, estamos encontrando oportunidades para trabajar con socios estratégicos en el uso de Big Data para el bien social de manera responsable. Somos miembros de la iniciativa Gsma’s Big Data for Social Good que se enfoca en desarrollar una estrategia y procesos coherentes que los operadores móviles puedan usar para compartir ideas con agencias públicas y con las ONG, mientras construyen un ecosistema para apoyar la planificación y respuesta oportuna.

Big Data tiene el potencial de llegar a los grupos más marginados que quedan por detrás de los modelos tradicionales de recopilación de datos y análisis estadístico. Tiene el poder, si se usa de manera ética, eficiente y correcta, para construir sociedades inclusivas, donde todos estén representados. Y solo estamos explorando en la superficie de todo lo que podemos hacer para desarrollar formas más creativas de utilizar Big Data como un componente esencial para las políticas públicas y el desarrollo social.

Sin embargo, como suele ser el caso con los desarrollos innovadores y nuevos, existen ciertos desafíos. Uno de los más urgentes es proteger la privacidad de los datos de los usuarios.

El uso de dispositivos digitales genera puntos de datos en casi todo: a dónde vamos, qué compramos, comemos, leemos y escribimos, qué vemos e incluso cuánto dormimos y hacemos ejercicio. Esto debe mantenerse privado y protegido para que las personas tengan confianza cuando usan el Internet.
Cuando las autoridades tienen acceso a datos en tiempo real, pueden responder de manera más rápida y efectiva a las insuficiencias de las poblaciones afectadas por desastres naturales, ya que tendrán conocimiento de las necesidades cotidianas de esas poblaciones, para que puedan tener las cantidades correctas de alimento, agua y medicamentos disponibles para responder ante emergencias a gran escala.

Estas son solo algunas de las formas en que el análisis de los macrodatos sirve de ayuda: cuántos más datos disponibles, más podemos mejorar las vidas de las personas. Pero depende de todas las partes interesadas no solo cooperar para obtener las mejores soluciones, sino hacerlo de una manera que también respete la privacidad de los datos.

TEMAS


Tecnología - Big Data - Internet - Protección de datos - pobreza