Celulares con tecnologías asequibles

Mensajería instantánea y redes

Carlos Mateus

El mundo se mueve al ritmo de los nuevos negocios, con mapas conectados, con ofertas personalizadas en tiempo real que caminan con nosotros por las ciudades, con aplicaciones creadas para traernos la comida que queremos a la hora que escogemos y al lugar en el que estamos, o para transportarnos desde cualquier sitio y bajo la modalidad que preferimos.

El mundo tradicional ha sido reemplazado por uno en el que las compras en un retail se hacen en su tienda virtual o con tecnologías de realidad aumentada; en el que las tabletas y los smartphones pasaron de ser un dispositivo de comunicaciones y entretenimiento a una herramienta educativa y de trabajo sin precedentes, que pone, a un toque, la posibilidad de un nuevo negocio o de una dinámica más completa de aprendizaje.

Y esto, además de imponer grandes retos a la industria de las telecomunicaciones demandando una inteligencia de redes del más alto nivel, mayor velocidad y mejores y más amplios rangos de cobertura de los servicios, significa también un gran reto para los fabricantes de dispositivos tecnológicos pues nuestra apuesta debe estar alineada con la nueva economía.

Antes de ejecutar estrategias y pensar cómo aprovecharemos los nuevos modelos económicos para crecer el negocio, tenemos que entender qué significa la nueva economía, que, entre otras cosas es la habilitación de trabajos para quienes hasta hace un tiempo no encontraban cabida en el mercado laboral del país, la explotación de activos que antes no tenían un valor de negocio y la posibilidad de vender o transar bienes y servicios eliminando las restricciones de los mercados cerrados.

Con eso en mente y con la responsabilidad de crear los terminales que habilitan ese transporte por las autopistas digitales, y que hacen posible un estilo de vida y negocios enmarcado en la nueva economía, los fabricantes debemos entender que el diferencial y la competitividad están en la creación de dispositivos de alto desempeño -diseñados para quienes hoy una tableta, un smartphone o una phablet hacen la diferencia entre generar ingresos o no- con precios que también respondan a la realidad colombiana -una economía que viene de una desaceleración, una reducción del consumo y una disminución en la contratación de fuerza laboral-.

Ahora, encima de esa capa que guarda la relación entre los componentes y sus especificaciones técnicas y precio, tenemos las preferencias de comunicación del usuario, que, debido también a las tendencias del mercado está marcado por la mensajería instantánea (68%), redes sociales (64%), llamadas de voz (59%), VoIP (50%), emails (33%), videollamadas (18%) y fotos o video mensajes (8%) -estudio de Deloitte “Consumo móvil en Colombia. Los móviles prueban ser indispensables en un mundo “siempre” conectado”, 2017-.
Esta alta demanda requiere de mejores pantallas en smartphones con una mayor versatilidad en cuanto a ergonomía, cómo son las nuevas pantallas de relación 18:9, tendencia que veremos en la totalidad de nuevos modelos que Alcatel está lanzando al mercado en Colombia y que se consolidará en la industria en este 2018. El tamaño sí importa: Las nuevas tendencias del consumidor colombiano han llevado a que la gran mayoría de importaciones en el país se componen de smartphones con displays superiores a cinco pulgadas e inclusive una importante porción de 6 pulgadas, que junto con los formatos de pantalla 18:9, nos lleva a mejoras importantes en el rendimiento de las personas a través de sus móviles.

Tampoco se puede desconocer la constante presencia del celular en la vida de las personas, que marca la importancia de conceptos como los ‘micro momentos’ que están cambiando la manera como se hace mercadeo y que también nos atañen a nosotros como fabricantes, pues terminamos, indirectamente, siendo el aliado de todas las industrias en ese acercamiento uno a uno con sus clientes.

TEMAS


Alcatel - Smartphone - Colombia - Industria