IA, el paso a la fotografía móvil profesional

123RF

Nuevos teléfonos integran funciones autónomas

Clement Wong

Hace una década no habríamos imaginado la revolución cultural que los smartphones estaban por comenzar, y la drástica forma en que nuestras vidas cambiarían. Nadie habría pensado que arrebatarían la posición como el dispositivo de cámara más usado del planeta, superando a las compactas.
La historia de las cámaras en teléfonos representa la dirección que la tecnología fotográfica ha experimentado: ha evolucionado de cámaras sencillas únicamente caracterizadas por tener un sensor digital, hacia la fotografía computacional y ahora Inteligencia Artificial.

Una de estas limitaciones en su momento era -por ejemplo- la imposibilidad de integrar lentes con capacidad de realizar un zoom óptico. Otra era la inhabilidad para controlar el enfoque de manera óptica, lo cual no era posible lograr en un smartphone sin tener que instalarle un módulo bastante impráctico para su cuerpo. La solución a esto fue la invención del sistema de cámara dual, introducido con el Huawei P9 en 2016, que fue creado en conjunto con Leica y usaba la segunda cámara para distintos propósitos: uno de ellos era medir y triangular la distancia entre la cámara, el sujeto y el fondo, para crear retratos con un efecto bokeh que luce natural, lo cual antes sólo se podía lograr con una cámara profesional.

Avancemos al año 2017, en el que Huawei reinventó la fotografía móvil, una vez más reduciendo la brecha entre los smartphones y las cámaras profesionales, pero esta vez introduciendo un elemento aparentemente inesperado, fue la Inteligencia Artificial.
En septiembre de ese año, la compañía introdujo el Kirin 970, el primer procesador para smartphones que integra un módulo dedicado a las tareas de IA, llamado Unidad de Procesamiento de Redes Neurales (o NPU, por sus siglas en inglés). El Kirin 970 fue diseñado para optimizar cada aspecto de los buques insignia de Huawei como el Mate 10, lanzado a finales del 2017 y su más reciente innovación, el Huawei P20.

La integración de la Inteligencia Artificial en el los Huawei Mate 10 y Huawei P20 fue un verdadero agente de cambio, ya que ahora cada usuario tiene la oportunidad de sacar el mayor provecho del hardware de una forma eficiente y simplificada. La Inteligencia Artificial dio estos dispositivos la habilidad de reconocer distintos tipos de escenarios y objetos, como personas, perros, plantas, flores, atardeceres, entre otros, y ajustarse automáticamente para lograr capturar la mejor foto posible. Es como tener a un fotógrafo profesional asistiendo al usuario en cada toma, pero de una forma sencilla, instantánea e inteligente, sin interferir en el proceso creativo.

La fotografía computacional permitió a los usuarios dominar las configuraciones de la cámara en una forma adaptable a diferentes situaciones, pero sin terminar ahí, ya que la Inteligencia Artificial también puede realizar varias mejoras al procesamiento de la imagen, como reducción de ruido, mejora en la nitidez y un enfoque más rápido, sacando la mejor ventaja posible del ya poderoso hardware de smartphones como los Huawei Mate 10 y Huawei P20.

La fotografía computacional es precisamente el camino para que los smartphones capturen mejores fotos: y así lo demuestra el Huawei P20 Pro, que ha sido catalogado como el smartphone con la cámara más poderosa del mundo. Equipado con el primer sistema de triple cámara Leica, enfoque predictive 4D y la función Ultra Snapshot que permiten capturar imágenes en movimiento, con más luz, detalle absoluto y capacidades de zoom mayores. Aunque la Inteligencia Artificial apenas está comenzando a impactar la fotografía, ya se ha convertido en un hito en la historia, capaz de empoderar tanto a los principiantes como a los profesionales.

TEMAS


Huawei - Fotografía - Tecnología - Huawei P20 Pro - Smartphone