Los niños y jóvenes colombianos usan internet tres horas y media al día

Nueve de cada 10 encuestados se conectó a la red de redes para hacer tareas y escuchar música

Heidy Monterrosa - hmonterrosa@larepublica.com.co

Los niños y jóvenes en Colombia gastan en promedio tres horas y 31 minutos diarios en internet. Así lo dio a conocer una investigación realizada por TigoUne y la Universidad Eafit, en la que además de datos nacionales, se obtuvo información para ciudades como Barranquilla, Bogotá, Bucaramanga, Cali, Cartagena y Medellín.

Puntualmente en estas ciudades, según los resultados de la investigación, este tiempo es el máximo que usan los niños y jóvenes, excepto por los caleños, quienes se conectan a internet cuatro horas diariamente, en promedio.

En general, a medida que las personas van creciendo, el tiempo que destinan a navegar en internet aumenta. El promedio nacional de las horas diarias en internet es una hora con 46 minutos para los niños de nueve a 10 años, dos horas y 34 minutos para los niños de 11 a 12 años, cuatro horas con 19 minutos para quienes tienen entre 13 y 14 años, y de cinco horas y cinco minutos para los jóvenes de 15 y 16 años.

Vale la pena mencionar que el aumento de las horas se debe en buena medida a que, por lo general, a mayor edad se tienen más dispositivos desde los cuales se puede acceder a internet, lo que también hace muy complicado contabilizar realmente cuánto tiempo se está conectado.

Según la encuesta, 46% de los niños y jóvenes del país se conectaron a internet todos los días el último año. Los aparatos más utilizados para ello fueron celulares (75%) y tabletas (55%).

Estar mucho tiempo conectado a internet suele relacionarse con prácticas negativas, pero para María Isabel Villa, profesora de Eafit, PhD en Contenidos de Comunicación en la Era Digital y quien dirigió el estudio, estar conectado todo el día no es una adicción, a menos que esté dañando la vida personal, como que la persona no pueda relacionarse con otros si no es a través de internet ni mantener una conversación por estar mirando todo el tiempo el celular o que no pueda pasar mucho tiempo sin revisar las redes sociales.

“La adicción a internet no tiene que ver con estar conectado todo el día, pues no se puede decir que quien usa internet, como una herramienta de trabajo que le implica estar conectado por horas, es un adicto”, señaló.

En el estudio también se determinó que un niño que pasa mucho tiempo conectado a internet también desarrolla actividades creativas, aprende a comunicarse con otros, a inventar soluciones para la vida, a a aprender una segunda lengua o a tocar algún instrumento musical.

En este sentido, la investigación encontró que 97% de los niños y jóvenes utilizan internet para realizar trabajos del colegio, 93% para escuchar o descargar música, 84% para usar una red social y 78% para jugar. En este punto es importante mencionar que el estudio también encontró que 64% ha navegado en internet porque no tenía nada más que hacer.

En cuanto a comportamientos o actitudes riesgosas de la relación de los niños y jóvenes con internet, la investigación encontró que 49% se ha sentido disgustado cuando no se ha podido conectar, 43% ha intentado sin éxito navegar menos, 31% ha descuidado a su familia por estar conectado a internet y 20% se ha quedado sin comer o dormir por estar en la red.

LOS CONTRASTES

  • Marcelo CataldoPresidente de TigoUne

    “La participación de padres y profesores en el uso que niños y jóvenes hacen de la tecnología es fundamental en la reducción de los riesgos”.


  • Polkan GarcíaExperto en Tecnología

    “Lo mejor para los niños es no darles teléfonos inteligentes tan pronto y acudir a los que permiten tener comunicación sin que estén conectados”.

El experto en tecnología Polkan García mencionó que para que la navegación en internet sea sana, los padres deben guiar a los hijos y comunicarse con ellos constantemente.

Esta visión la comparte Marcelo Cataldo, presidente de TigoUne, quien destacó que las personas cercanas a los niños y jóvenes deben tener un rol activo para que la experiencia en internet sea positiva.

“Encontramos que la participación de profesores, padres y amigos en el uso que niños y jóvenes hacen de la tecnología, es fundamental en la reducción de los riesgos en internet”, dijo.

Es así como en la investigación se destacan los peligros a los que se exponen los menores al navegar en la red como la visualización de imágenes sexuales en internet (35%), el contacto con personas desconocidas (30%), el ciberbullying (12%) y el uso indebido de datos personales y pérdida de información (11%).

“Debe haber una comunicación fluida y franca con los adolescentes para que sepan cómo reaccionar y reconocer esos comportamientos en la red de redes que generan signos de alarma. También están las medidas técnicas, hacer uso de filtros y de control parental para limitar lo que se consume en línea”, mencionó García como medidas para enfrentar los riesgos.

Por último, la investigación llegó a ciertas conclusiones como que a mayor edad, los jóvenes tardan más en superar problemas en internet y tienden a conversar menos sobre experiencias incómodas.

Así mismo, entre más sienten que han sido aconsejados sobre el uso de internet, menos imágenes de contenido sexual comparten, y a mayor uso de la red para actividades educativas, solicitan o envían menos contenido sexual.

La metodología y las fases del estudio
En la primera etapa del estudio se recogió información de 5.175 papers de los últimos 10 años y se analizaron los 120 artículos científicos más citados. También se aplicó la encuesta a 436 jóvenes en siete ciudades y se estudiaron 161 documentos relacionados con políticas y regulaciones. En la segunda etapa se hicieron 12 grupos focales y cuatro laboratorios vivos en cuatro ciudades, donde los participantes manifestaron los temas que ven como oportunidades y como riesgos, información que se cruzó con la de la academia.

TEMAS


Internet - Jóvenes - celulares - Computadores