Así celebraron en el mundo el regreso de los medallistas (Fotogalería)

Iván Bernal Marín - ibernal@larepublica.com.co

Un carro de bomberos fue el mejor vehículo para mantener a flote a la triunfante delegación olímpica colombiana, ante el mar de aficionados que se volcó a las calles para recibirlos y expresarles su agradecimiento y admiración.

 Y si usted es de los que cree que la dorada ocasión ameritaba una pizca más de pompa, le sorprenderá ver que la grandilocuencia del recibimiento no se diferencia demasiado de la que le dieron a sus respectivos atletas otros países.

(Vea la fotogalería: Así celebró el mundo el regreso de sus medallistas)

Al frente de la máquina de apagar incendios iba Mariana Pajón, ganadora del oro en BMX. A su lado iban saludando a la multitud los también medallistas de los Olímpicos de Londres 2012 Carlos Mario Oquendo, Catherine Ibarguén, Yury Alvear, Óscar Figueroa, Óscar Muñoz y la doble medallista Jacqueline Rentería. Más atrás venían algunos atletas que ganaron diplomas por estar entre los 10 primeros puestos de su disciplina, y medallistas de otras olimpiadas, como Maria Isabel Urrutia, oro en Sydney y estrenada en Londres como comentarista deportiva. Al ciclista Rigoberto Urán le quedaron debiendo su recibimiento, que se está preparando en Europa para la próxima temporada.

La caravana, que partió desde la sede de Coldeportes en Bogotá, fue acompañado por fanáticos en carros, motos y bicicletas. Su destino fue la Casa de Nariño, donde los medallistas fueron recibidos por el presidente Juan Manuel Santos, quien tenía preparada una ceremonia en su honor. “Ustedes han llenado de honor y alegría a nuestra patria, sus triunfos son nuestros. Su esfuerzo de disciplina, coraje, positivismo es la mejor enseñanza que pueden dejar a su país y a las futuras generaciones”, fueron algunas de las palabras del mandatario, que los condecoró y anunció que cada uno tendrá subsidio para vivienda, becas para estudio y un vehículo Kia.

Entre las ceremonias, caravanas y fiestas del mundo, todas tuvieron algo en común. Independientemente de que fuera una medalla de bronce, de oro, o unas 35 de metales variados, todos recibieron a sus representantes olímpicos igual: como héroes.

Uganda
El ejército le hizo ‘calle de honor’ al ganador de la maratón, Stephen Kiprotich, quien cargó la bandera. Está en curso un proyecto para declararlo “héroe nacional”.

México
Los nadadores Germán Sánchez, Alejandra Orozco e Iván García fueron sorprendidos por mariachis durante una rueda de prensa en la que ellos solicitaban a las autoridades más lugares de entrenamiento.

Japón
Para los japoneses la medalla de plata en tenis de mesa fue un gran impulso, en su eterna carrera para alcanzar a su todavía lejano rival de patio: China.

Australia
Australia terminó los juegos en el puesto 10, y familiares y amigos se volcaron al aeropuerto de Sydney a recibir a los atletas con banderas al aire.

Brasil
El gobernador de Río de Janeiro, Sergio Cabral, colgó una réplica de la bandera olímpica a la llegada de la delegación, como antesala a los Juegos 2016.

Guatemala
Un bus de dos pisos fue el encargado de llevar por lo alto de la ciudad de Guatemala a la delegación olímpica, abriéndose paso entre miles de fanáticos que celebraban su primera medalla en la historia de los juegos.

Alemania
El equipo olímpico alemán llegó en un bote a Hamburgo, mientras miles se agolpaban a los bordes de muelles y puentes para aclamarlos.

Rusia
El presidente Vladimir Putin saluda al jugador de volleyball Dmitry Musersky, en una ceremonia en la que entregó premios a todos los atletas olímpicos.

EE.UU.
Gabby Douglas, Kyla Ross, Aly Raisman, McKayla Maroney y Jordyn Wieber, el equipo de gimnasia ganador del oro, tuvo el honor de sonar la campana de la jornada en Wall Street, la bolsa de valores de Nueva York.

Trinidad
Keshorn Walcott, el lanzador de javalina de Trinidad y Tobago que ganó oro en Londres, fue aclamado apenas pisó su país por una multitud que se tomó el aeropuerto Piarco para agradecerle su desempeño.

Afganistán
La medalla de bronce en taekwondo de 68 kilos de Rohullah Nikpai fue todo un hito para sus compatriotas. Lo recibieron con una procesión masiva.