Bogotá Wine & Food Festival ha traído a más de 450 chefs extranjeros

El evento espera mínimo a 8.000 asistentes en la séptima edición del festival

Alejandro Valencia

Desde hace siete años se celebra el Bogotá Wine & Food Festival, que en palabras de una de sus creadoras, Iris Quinn, “ayuda a visibilizar a chefs nuevos de Colombia, Estados Unidos o Europa”. En su séptima versión llegará a la capital del país desde el 15 hasta el 19 de agosto con una muestra gastronómica de diferentes regiones colombianas. Su fundadora y directora habló con LR sobre los objetivos del festival y cómo ha evolucionado con cada versión.

¿Cuál es el objetivo del Bogotá Wine & Food Festival?
Hace ocho años Bogotá era muy diferente en términos gastronómicos, pero con el festival que hemos venido institucionalizando junto a mi hermana Gaeleen Quinn, hemos creado empleo e industria. Ha funcionado porque sabemos que los factores alrededor de un plato de comida llegan a tener una conexión emocional. Yo diría que la cadena gastronómica es más importante incluso que la cadena de la construcción. Lo que tenemos al frente es nuestra relación con la agricultura y el empoderamiento de nuestra ciudad, teniendo en cuenta las tendencias internacionales.

¿Quiénes son sus principales patrocinadores?
Nosotros trabajamos actualmente con el Viceministerio de Turismo, sin embargo, empezamos 100% con empresas privadas como algunos bancos durante los primeros tres años. Por fortuna, esta entidad vio la importancia de apoyar este tipo de eventos por la calidad de chefs que traíamos en cada festival. También logramos varias publicaciones en prensa extranjera como en la Revista Condé Nast Traveler, la más importante en turismo y gastronomía del mundo. Es importante saber que todos nuestros artistas vienen a Colombia en donación. Solamente cubrimos sus viáticos y aquí prestan su servicio y su tiempo de forma gratuita para que recojamos una boletería que donamos a la Fundación Escuela Taller de Bogotá, donde tenemos un programa educativo de título técnico para formar cocineros, certificado ante el Ministerio de Educación. Actualmente somos un equipo de 150 voluntarios. En general somos muy eficaces haciendo alianzas, por ejemplo, para cubrir el transporte hablamos con Uber y nosotros les damos publicidad de marca.

¿Cómo se evidencia el crecimiento económico del festival desde su primera versión?
La estrategia de nosotras como empresarias siempre fue pensar e invertir a largo plazo, por eso el primer año trajimos chefs de muchísimo nivel para demostrar que la experiencia de servicio y de productos fuera excelente. Además servimos de economía de escala, descubrimos talentos y los catapultamos a otro nivel. Un ejemplo, fuimos de los primeros festivales en contratar a Monsieur Periné, porque esta experiencia va más allá de un plato de comida. En cifras ya hemos traído a cerca de 250 chefs extranjeros y más de 200 nacionales al festival. Para este 2018 esperamos mínimo 8.000 asistentes. El 15 de agosto haremos la gran degustación en el Seratta Gourmand Market. Habrá un evento para 400 personas y con 10 chefs de todos los rincones del país.

TEMAS


Gastronomía - Restaurantes